Reseña #425- La ciencia ficción como literatura de advertencia


18155372_10155095127272211_1870880079_n

Por Pablo Martinez Burkett

Leí Conversaciones con Pablo Capanna (Ediciones Ayarmanot, 2016) libro que recoge las charlas que mantuvo durante más de un año con el periodista Marcelo Acevedo.

Desde ya adelanto que esta vez sí me comprenden las generales de la ley: soy muy amigo de Laura Ponce, la editora de Ayarmanot, soy amigo de Marcelo y admiro profundamente a Capanna. Pero como en casi todos los órdenes de mi vida, aquí también voy a tratar de que el sentimiento no me nuble la objetividad.

Y como estamos en terrenos de la ciencia ficción déjeme proponerle algo distinto. Tenga la amabilidad de seguir el enlace que a continuación pego y ponga play (pero vuelva):

https://www.youtube.com/watch?v=YJ7zOFn0QYQ

¿Ya está de regreso? Muy gentil de su parte. Lo que está escuchando es una admirable orquestación de la música incidental de “Viaje a las Estrellas” (sí, sí, la del señor Spok). Se preguntará qué clase de crossover es este que le propongo. Espero poder explicarme.

Con el auxilio del atajo musical estoy intentando atrapar la dicha infantil, retratar los ojitos asombrados frente al televisor en blanco y negro. La zambullida semanal en un universo maravilloso del que nunca salí. ¿Por qué la referencia a mi niñez? Porque la felicidad de entonces es la misma, la misma, que me asaltó cuando de más grande leí El sentido de la ciencia ficción (Editorial Columba, Colección Nuevos Esquemas, 1966) de Pablo Capanna. A partir de allí empecé a examinar a los autores que citaba y comentaba. Que es otra forma de admitir que ese libro tuvo mucho que ver con mi sesgo hacia la ciencia ficción. Al leer ahora Conversaciones con Pablo Capanna reviví aquella satisfacción primera y se me representó otra vez el banquete sensorial acompañado de la melodía querida.

Está bien, dirá, muy linda la musiquita pero ¿quién lo conoce al susodicho? Capanna es el más importante analista de la ciencia ficción en habla hispana. Un filósofo que viene pensando la ficción científica desde hace más de cincuenta años. Mientras muchos seguían entreverados en la pertinencia del nombre, la condición literaria del género y otras desgracias, su estudio fue el primero en castellano y uno de los primeros del mundo. Y eso que como bien dice: “La ciencia ficción no es un género que acá despierte mucha atracción”

¿Ah, ciencia ficción? No, gracias. Espere, espere. Las modas existen para pasar de moda. También sucede en las Letras. Es probable que para mucha gente aficionada al realismo costumbrista por donde transita buena parte de literatura argentina de hoy, la ciencia ficción no merezca más que conformar una suerte de marginalia del mainstream. Pero las modas pasan y la ciencia ficción queda porque la ciencia ficción es la gran generadora de los mitos del siglo XX y en ese sentido, el libro en comentario es una fuente inagotable de asombro.

La obra que aquí reseñamos cuenta con prólogo de Luis Pestarini, otro de los que más sabe del tema en estas pampas australes, una nota introductoria de Marcelo Acevedo (donde cuenta la gestación de la idea y su desarrollo) y las conversaciones propiamente dichas estructuradas en torno a seis capítulos: I. Bombas, historietas y escritores clásicos; II. La filosofía y los primero libros; III. Ciencia ficción vernácula; IV. Ciencia y tecnología; V. Futuro y progreso y VI. Biografía, estudios de obsesiones. Además, trae un texto inédito de Capanna; un más que apreciado Apéndice donde se aporta un montón de información, utilísima, aún para los que nos la damos de monos sabios en el palo y cierra con una bibliografía ilustrada del autor.

A mi modo de ver, uno de los aciertos del libro es que hace que todo el tiempo sientas que estás allí, participando de la charla, que siempre es amena, graciosa, erudita pero llana, con un lenguaje claro y preciso, repensada, elogiosa y crítica a la vez. El entrevistado no exhibe vocación por quedar bien ni ahorro de énfasis cuando es necesario. El texto revisa el catálogo habitual de las obsesiones de Capanna como Philip K. Dick, Cordwainer Smith, Ballard y Tarkovsky, pero también de despacha sobre Bradbury, Asimov, Aldiss; por supuesto, le entra a los autores locales, los referentes, los contemporáneos, los que coquetean con el género y los que vienen y se van en busca de horizontes más rentables y hasta repasa su opinión sobre películas argentinas como “Lo que vendrá”, “Hombre mirando al sudeste” y “La sonámbula”, entre otras.

Soy de los herejes que subrayan libros, marcan, anotan, sacan flechas y signos de admiración (o de interrogación sostenido). Mi Conversaciones con Pablo Capanna quedó como una pelotita de tenis porque casi todas las páginas resuman el amarillo fluorescente del resaltador. Podría citar numerosos párrafos pero me quedo con este: “La ciencia ficción no se ocupa del futuro, se ocupa del presente. Cuando los escritores hablan del futuro, en realidad están hablando del presente. Es una especie de mensaje a la humanidad que dice: miren a dónde van a llegar si siguen ese camino”. Eso.

Para los que conocíamos a Capanna de antes, el libro es una oportunidad de tenerlo ahí cerquita, con toda la simpleza de un grande y la honda sabiduría de los humildes. Para los aficionados es como llevar “El libro gordo de Petete” en un bolsillo y para los neófitos, una oportunidad formidable de iniciarse en el género. En la contratapa se lee que “Conversaciones con Pablo Capanna” pretende ser un “reconocimiento, homenaje y agradecimiento”. No podría decirse mejor. Y afortunadamente, en vida del homenajeado.

Lectura muy recomendable. Muy.

Conversaciones con Pablo Capanna (2016)

Entrevistas realizadas por Marcelo Acevedo

Editorial: Ediciones Ayarmanot

Género: Entrevistas

18197378_10154286495140764_799793312_n

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *