Skip to content

Reseña #891- Lo que mi ojo detecte

71315001_2500932400140832_34442983424131072_n

Por Pablo Méndez

Entonces sopla el viento no es una una película del realismo italiano o una española de la guerra civil, es un poemario que indaga lo cotidiano como un espectro de la experiencia. Adrián Agosta compone un poemario surtido, como si una línea imaginaria transitara por su vida y desplegara un abanico del crecimiento. Si existen las novelas de iniciación, este libro comprende esa cualidad desde el remoto recurso de la poesía. Recuerdos que se sostienen en el baho de una imagen: Un televisor, un padre/ una soda/ arriba de la mesa. O escalan  en el reconocimiento del propio cuerpo que muta o se disloca: Es tan raro, sin embargo, estar vivo./ A veces soy un hombre a veces una mujer/ pero qué son esas cosas. También, el ritmo que invoca la poesía como suspensión del arte absoluto, con las escamas de la propia existencia:

Voy lento, me dijiste que voy

como suspendido, como fantasma perdido

que no llamo que no hablo que no amo

que en mi mirada  siempre o casi

siempre hace frío

Poemas sin coordenadas que nos ubican en las laderas de la periferia, en la lejanía de los barrios perdidos: Ahora/ le presto atención a los perros/ que toman el agua de las zanjas/ o me conmuevo/ con los restos de una vieja bolsa/ temblando entre los alambres. El sexo como el despojo de lo que queda del alma, el purificador del humo del ser: Cogemos sí/ y casi siempre acabamos/ juntando las prendas sin mirarnos/ y con un poco de odio/ tal vez temor, quién sabe/ nos vestimos. La familia como extravío en los años en los que mas que crecer, el alma se tuerce horizontalmente: 

Mamá deambula
hace meses

por la casa vacía

sostiene una placenta

de sábanas húmedas, un bollo

musitando una canción

con la mirada inmersa

estúpida

en la nada.

Sospecho que busca algo

que le falta:

yo.

Los calambres de la juventud, que adolece hasta la madurez. Los restos de alguien y su contexto, la geografía hundida en su interior, los vínculos rodeándolo en la espesura de sus acciones. Como bien dice Osvaldo Bossi en el epílogo: “(…) un libro totalmente atípico en el panorama de la joven poesía que se escribe por estos lares. mas que realismo sucio, el lirismo sucio”. No hay imprecisiones, ni devaneos con la contemporaneidad, es simplemente la forma única de un autor la palabra precisa; así como Pizarnik florecía en una melancolía única y absoluta, Entonces sopla el viento es un poemario que inspecciona las ruinas que el ojo se atreve a ver.

Entonces sopla el viento (2019)

Autor: Adrian Agosta

Editorial: Elemento Disruptivo

Género: poesía

 

Complemento circunstancial musical:

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *