Skip to content

Reseña #270- Estado de emergencia

14248136_1124119911009676_74389256_o

 

State of emergency

 Is where I want to be

“Joga”, Björk

 

Por María Pía Cibrián

La foto no es “re japonesa” pero en verdad estoy en Japón. Más precisamente en Aomori, una ciudad portuaria muy relacionada con Osamu Dazai. Voy a ver el atardecer al mar luego de visitar el Monumento al hilo rojo, dedicado a este escritor. Me siento a descansar, abro este libro. El primer capítulo se llama “El puerto. Miro el libro, miro el mar… Y sí, la foto tiene que ser acá.

Siempre me van a gustar las historias que cuentan sucesos inusuales que altera la rutina de gente que uno se cruza todos los días en el barrio, en la oficina, en un café. Algo así es lo que nos trae Gustavo Albornos con El vórtice de Inkh, una novela que pone en jaque las vidas de Manuel, Hernán y Rocío, tres personas que no tienen nada en común, salvo el hecho de haber presenciado un fenómeno extraño que, además de amenazar sus vidas, es el presagio de algo descomunal que ni ellos ni nosotros los lectores imaginamos.

Manuel es un policía retirado que trabaja como sereno en el puerto de Bahía Blanca. Frustrado por seguir el mandato familiar y no su pasión, la geología, se alienó al punto de arruinar su matrimonio y la relación con su hija. Hernán tiene veintidós años y es repositor en un supermercado, su vida no tiene muchos altibajos, no cree en el sistema educativo del país y prefiere investigar sobre las cosas que le interesan fuera de cualquier casa de estudios. Rocío viene de una familia acomodada que ya no está en sus mejores épocas, por lo que tuvo que salir a laburar. Sin embargo, su mayor problema no es eso sino lo terrible que es viajar en colectivo para una chica que se crió, como decía una amiga mía, en una “campana sanguchera”.

Estos tres individuos van a terminar cruzándose a causa de una enorme burbuja que aparece en varios lugares de Argentina y produce un extraño fenómeno. El problemita es que todo aquel que vio este fenómeno muere misteriosamente y ellos no tardan en descubrir que su destino podría ser el mismo. Es por esto que Manuel, Hernán y Rocío, junto a otros carismáticos personajes que aportan su granito de arena en la resolución del rompecabezas que podría estar amenazando el planeta tal como lo conocen, se embarcan en una travesía que les produce sensaciones encontradas porque por un lado se enfrentan no solo a algo “anormal” que viene de la naturaleza sino también al ser humano y su capacidad horrorosa para encubrir todo; por otro lado, este viaje está repleto de experiencias y enseñanzas que cada uno de ellos sabrá cómo incorporar luego a su vida.

El vórtice de Inkh no es un libro corto, pero está dividido en 37 capítulos que sí lo son y hacen muy cómoda su lectura. Al abrirlo, Albornos nos recibe con una cita de Karl Popper que nos anticipa con qué vamos a encontrarnos. En realidad es eso que imaginamos y mucho más, porque estamos leyendo una historia de gente común haciendo cosas extraordinarias, y es allí donde reside el encanto de este libro. Incluso cuando se descubre la causa de todo, uno se detiene a pensar que no sería algo descabellado. Sobre todo porque mientras repaso por última vez esta reseña, se escucha de fondo que hay una isla móvil en el Delta que pareciera ser una base de extraterrestres. Definitivamente, el mundo en el que vivimos siempre será más extraño que la ficción.

 

El vórtice de Inkh

Autor: Gustavo Albonos

Editorial: Ciervo Rojo Editor

Género: novela

 

Un comentario

  1. Roni Roni

    Muy buena reseña!. Les recomiendo a todos darle una oportunidad a este libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *