Reseña #505- La épica de lo inabarcable 1


18470808_10212804860016303_1744224496_n

 

Por Mariana S. López

En el siglo XIX Argentina era un lugar inabarcable, un territorio desconocido que debía ser ganado a los salvajes. Amplias superficies vacías permitían a los extranjeros, que querían aventurarse, soñar con riquezas inimaginables. El nuevo continente,  con cuatro siglos de historia entre europeos y americanos, era el destino elegido por aquellos que necesitaban cambiar de historia y fue, por supuesto, el destino elegido por Don Luis De Castro. Un español noble que no encontró mejor lugar para huir de la aberrante historia familiar que  la Pampa. Espacio ingobernable que había que conquistar, lleno de riquezas, un lugar para formar un imperio.

Huinca Loo se desarrolla cuando el imperio ya está conquistado y el bizarro Don Luis De Castro muerto. Esta novela reconstruye la historia de Santiago De Castro Williams y a partir de él la del pueblo,  la de Don Luis, la de Teresa, Carlos y la de todo el universo circundante. Este libro retoma algunas tradiciones literarias con amplia raigambre como la épica, la gauchesca y el romanticismo.

La épica aparece con las hazañas de Don Luis en un pasado retomado a partir recuerdos y narraciones. Es una búsqueda del hijo por conocer su pasado, sus orígenes. Don Luis es el gran héroe desgarrado por la tragedia  que inicia un camino de creación de su identidad y de su fortuna. La leyenda de Don Luis quedará como fundacional del pueblo y como molde para su hijo. Santiago, en la búsqueda por ver quién era su padre, encuentra muy pocos que hablen de su padre como un personaje ilustre, sin matices. Sólo recordado como un prócer enfundado en el bronce, un superhombre sin fisuras.

La gauchesca se caracteriza por tener una voz popular que narra los pasos de un gaucho y la vida de campo. Huinca Loo es primeramente una narración polifónica en la que predomina la mirada del niño patricio. Otra de las focalizaciones está en Carlos, el indio marginado que ladea entre el crimen y la peonada, criollos que lo rechazan justamente por su origen. Sin embargo con estos relatos aparecemos en esos campos, caminamos por las calles de pueblo, vamos a misa y galopamos por el llano sin límites. Hacemos carne esa vida decimonónica de gauchos, tierra y pequeño feudo rural con fronteras inexactas. El más acá y la seguridad es obedecer al patrón sin miramientos. El más allá el riesgo y la libertad de superficies interminables, comida cazada y techos improvisados.

Por último el romanticismo,  que también tuvo sus exponentes en el Río de la Plata como por ejemplo El matadero de Esteban Echeverría y, a mediados del siglo XX, en su forma “barrosa” en la letra de Nestor Perlongher, aparece en las vísceras de Santiago. Las disquisiciones filosóficas sobre la existencia, la pregunta por su yo, la subjetividad en primer plano para hablar de sus amigos y vecinos. Pero, principalmente, el cristal personal con el que se recrea él y a su padre la convierten en una novela cercana estilísticamente al momento narrado.

Texto que juguetea con diferentes estilos y que, sin embargo, no puede ser atado a ninguno. Nos permite aventurarnos a un pasado conocido por libros de texto y transformarlo en un presente por conocer.

 

Huinca Loo, un arroyo de frontera (2016)

Autor: Xavier Álcala

Editorial: Mar Maior

Género: novela


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Reseña #505- La épica de lo inabarcable