Reseña #409- Vicio y Generosidad


17792679_10155188936179268_1934599495_n

Por Ernest Riera Rott

Lo reconozco: no estoy habituado a leer novelas de temática carcelaria. Por encontrarle una explicación rápida, digamos que la culpa de mi rechazo la tiene Hollywood y su bombardeo constante de películas las cuales, de una manera tan fantasiosa como efectiva, han conseguido que aceptemos como válido un único y reiterativo discurso. Las atrocidades suelen ser comunes: abuso de poder, funcionarios corruptos, tráfico de droga, existencia de pandillas, homosexualidad, etc.

Y aunque todos estos clichés también están presentes en El Sexto, hay algo que hace diferente a la novela de José María Arguedas, que provoca que se lea de un tirón.

Se trata de una novela-testimonio que el autor tardó casi treinta años en escribir. De muy joven fue apresado por participar en una algarada infantil contra la visita al Perú de un general fascista de Italia. Fue confinado en uno de los peores penales de Lima –el que da título al libro-, donde permaneció ocho meses hasta recuperar la libertad.

El gran acierto del libro es que su relato, más allá de las imperfecciones, huele a verdad. El lector es capaz de tocar, de sentir, de respirar y hasta de revivir todo cuanto sucede en el penal. Al leer las doscientas páginas, uno tiene la extraña sensación de haber sido alcanzado de lleno por la fetidez, la sordidez y el envilecimiento que contornean el día a día de Gabriel –alter ego de el propio Arguedas- y de los demás presos allí confinados.

La historia está construida en base a los diálogos, y en una menor medida, las descripciones. Esto ayuda a la fluidez del relato. Poco importa que éste sea imperfecto, que abuse de muchos personajes, que algunas situaciones sean descriptas de manera puntual y hasta  borrosa, o que la trama, por momentos, se entronque y avance a exabruptos. Los desaciertos pierden homogeneidad porque, al fin y al cabo, en la novela  tiene muchísimo más peso y relevancia el ambiente de rutina embrutecedora en la que se desarrolla la acción. Es esa la realidad caótica, tan verosímil como próxima, la que atrapa y convence al lector.

A medida que avanza la historia, las costumbres carcelarias dibujarán a un nuevo Gabriel, cada vez más alejado del discurso político y más interesado en sobrevivir: lo importante pasará a ser la conducta y no las ideas. Gabriel aprenderá a juzgar a las personas desde su personalidad y no por sus ideales políticos. Entenderá que, en un ambiente de opresión,  sobre las ideologías debe predominar un instinto de justicia y de paz social. El horror pues, tan solo se puede combatirse desde un mismo ideal común: la esperanza. Donde hay vicio puede existir la generosidad.

El Sexto (2017)

Autor: José María Arguedas

Editorial: Drácena

Género: novela

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *