Skip to content

Reseña fantasma- Van mil días y no saben qué decir

neoprenebondi

Por Sol B. Silveira

Neoprene (Malisia, 2016) es la reedición del libro “Para qué sirve un traje de Neoprene” (EDULP 2005) de Marina Arias.

“Se prometieron un futuro en el que el viaje fuera una anécdota más, una risa cómplice sin necesidad de explicaciones.”

Mariana y Christian son dos amigos de 23 años que deciden viajar hacia la Península de Valdés, pero desde el primer momento se enfrentan a un giro en sus planes: tomaron el micro equivocado y quedaron varados en Sierra de la Ventana.

Los dos personajes principales son muy distintos entre sí, por un lado está Christian, biólogo recibido de la UBA con una personalidad estructurada y responsable y por el otro lado Mariana que acaba de repetir otra vez el secundario en una nocturna, y es relajada, libre y torpe; pero a pesar de sus diferencias, los dos saben que algo más allá de un sentimiento de amistad los une y no saben cómo afrontarlo. 

“Lo único que quiere es volver a esos momentos en que entre los dos pasaba la vida y no tenían que tomar ninguna decisión”

Al comienzo de la historia no se dan a conocer muchas pistas románticas sobre los sentimientos mutuos de los personajes, porque más que una historia de amor, Neoprene es una historia de sentimientos encontrados y desencuentro en la juventud, donde a pesar de que el mundo a esa edad está lleno de posibilidades, hay cosas que ya no pueden ser, porque los caminos que se toman son diferentes, hay miedos o responsabilidades que a pesar de ser jóvenes no se pueden eludir. 

De lectura rápida y un poco adictiva, con una cotidianidad que te hace sentir cercanx al libro, sin división de capítulos y con diálogos fáciles divertidos, podemos saber qué hacen, piensan e imaginan los dos protagonistas gracias al narrador que salta de uno al otro contándonos cómo se sienten en los momentos más divertidos de su viaje, los más estresantes o los más inciertos.  Con personajes que se hacen entrañables a pesar de sus diferentes características, se pueden relacionar fácilmente con personas de nuestra realidad, y nos hacen imaginar cómo será el futuro de Mariana y Christian siendo más adultos y en cuáles de todos se verán reflejados.

Neoprene es una novela que te atrapa y te hace parte del viaje hacia la Península de Valdés, te invita a revivir ese sentimiento atrapante de preguntarse el porqué de tomar decisiones, y el pensar lo que implica crecer, las incertidumbres que llegan con ser un jóven adultx con futuro incierto, donde las posibilidades de hacer lo que unx quiere se limitan y accionamos o vivimos opuestos a nuestros deseos. Christian, Mariana y todos los personajes que aparecen nos muestran la libertad que tenemos de elegir, pero también todas las pérdidas de nuestras elecciones, por eso mismo esta historia es merecedora de una lectura en el pasto, un día primaveral con la luz del sol pegando en la tapa del libro e imaginándonos yendo al sur. 

Por Axel Thomas Garayalde

Bondi de Marina Arias es una novela que se centra en una parte de la historia entre Christian y Mariana, ambos personajes de sus obras anteriores. Ellos son unos cuarenteañeros que vuelven a revivir la juventud con sus vaivenes existenciales gracias a una serie de sucesos en su relación amorosa, que dan pie a un ida y vuelta, un tire y afloje entre la aventura y el verdadero amor. 

La autora nos sorprende con la forma que decide relatar la historia, donde el narrador no solamente está presente en cada momento lugar que relata, sino que también nos marca y avisa lo que nos vamos a encontrar en las páginas siguientes y como se va a ir enredando y desenredando la cuestión. Esos ribetes son los que nos hacen esperar lo inesperado y logran atraparnos por encontrar el desenlace de esa pista.

La historia, que bien puede ser parte de la trama de una temporada de alguna sitcom neoyorkina noventera, transcurre dentro de un Buenos Aires contemporáneo. Ella es una trabajadora social y él un profesor en la universidad. Ambos pisan la mitad de los cuarenta y están enfrascados por una crisis de pareja tras años de relación desde la juventud, que parece volverse presente en cada pasaje de la novela. 

Un relato contemporáneo no solo por su colocación en el tiempo, sino también por los condimentos que hacen a la historia. Desde las escenas hasta los problemas que atraviesan los personajes, tan precisos y conocidos no solo por quienes comparten o ya pasaron la franja etaria de los personajes, sino también por adolescentes y jóvenes adultos que han vivido algo parecido en carne propia o por cercanía. 

Las escenas son perfectamente descritas por la autora, que nos posiciona en lugares y ambientes que parecemos haber conocido alguna vez. Eso es lo que hace tan ambiciosa la lectura. Un mundo y una situación real plasmados en 50 hojas. Hasta las actitudes de los personajes, que por momentos parecen caer en espacios comunes, terminan sorprendiendo. 

El lenguaje que utiliza Mariana, no es un detalle menor que debemos tener en cuenta. Por su cercanía a los barrios máss humildes y profundos del Conurbano, por contacto con los pibes de la calle y por la faceta que está atravesando o que tal vez nunca dejó atrás, nos da el veredicto certero de cada situación que vive gracias a la jerga que utiliza con gracia y que la hace quedar como una pendevieja ante los ojos de los demás. La autora lo aprovecha para hacer un juego de palabras que modificadas entre sí describe la relación de Mariana con otro personaje. 

En Christian podemos identificar el tipo de persona que siempre tuvo interés por una sola persona por más que esa sea un hueso duro de roer. La situación dolorosa para él, lo coloca en una serie de desafíos en el campo de la soltería donde gracias a la recomendación de un amigo se lanza al mundo de las citas virtuales. 

Una novela que puede ser maridada con un domingo a la tarde. Unas horas bastan para conseguir leer de principio a final, no solo por las pocas páginas que tiene sino también por la ambición que nos ofrece la historia.  

Por Valentina Zarzoso

Bondi nos trae la historia de una pareja, junto a la involuntaria representación de la teoría filosófica del yin y yang. Ella es impulsiva y arrebatada, él por el contrario, es racional. Mariana hace, Christian piensa. Dos opuestos que se atraen, que explotan, que vuelven y se complementan, símbolo que manifiesta la adversidad y complementariedad en una constante fluidez de energías. Bondi fue publicada en el año 2017 en La Plata, y se trata de una tercera etapa —en la historia de los personajes— dentro de lo que podría llamarse una saga.

Por lo general, como lectores, solemos adivinar qué camino tomarán los personajes o cómo se resolverán los conflictos. Permitimos que las lecturas nos atraviesen e imaginamos posibles soluciones, pero entonces, aparece Marina Arias con un pertinente y minucioso procedimiento anticipatorio. De este modo nos adelanta los hechos sin ningún tipo de spoilers porque desde un comienzo deja sentado un pacto de lectura premonitoria, lo cual obliga al lector a recordar que aquellas hojas sobre sus manos, son ficción. Es importante destacar la habilidad de la escritora para transformar los actos simples del cotidiano en una lectura compulsiva. La utilización del lunfardo logra, no sólo plasmar la cotidianeidad, sino que también sea una escritura abierta sin importar un conocimiento literario previo. Su título nos advierte de esta utilización lingüística. Bondi, colectivo. Alto bondi, vueltas. “Cuando uno pasa los cuarenta se da cuenta de verdad de la finitud de la vida. Entonces, te cruzás con algo y te parece superintenso, especialísimo, y te desesperás porque sentís que es el último bondi a Finisterre. Después te das cuenta que hay más bondis. Nunca es el último bondi”.

Por otro lado, el rol como comunicadora de Arias denota en las temáticas que atraviesa su novela, porque condiciona en forma explícita su escritura con el malestar político que atravesaba el país para el año 2017. Entonces nos enseña que toda ficción refleja una dimensión política, desde la represión policial, la discriminación, las manifestaciones, la desvalorización de la educación pública y su decadencia, como también el rol de los medios de comunicación y su influencia en la opinión popular.

Las tensiones, el amor, la confusión, el enojo y el deseo quedan implícitos en los silencios y las miradas. La novela logra interpelarnos con aquella experimentación y las nuevas sensaciones que conlleva enamorarse, permitiéndonos reavivar como propios los sentimientos de los personajes. Todos fuimos o estuvimos enamorados de una Mariana. Todos fuimos o estuvimos enamorados de un Christian, que desea gritar qué tan enamorado está. Aquella pasión que despierta el deseo del uno por el otro, y la racionalidad que se enseñan mutuamente. Otra vez, el yin y yang. Aquel cierre  en que Mariana reconoce haberse enamorado de quien no la quería y su amigo Luis la consuela, ¿cuántas veces fuimos Mariana y cuántas otras fuimos Luis? ¿Cuántas veces estuvimos en el bondi del amor y cuántos otros nos quedan por subir?

 

Marina Arias es Doctora en Comunicación, profesora de Ficción Escrita en la Facultad de Comunicación Social de La Plata y codirectora del LITIN. Sus novelas son parte de una trilogía. Esta historia es la última y fue publicada en 2017 por Club Hem con la que también publicó Mochila en el año 2014. En 2005 publicó Para qué sirve un traje de neoprene con la Editorial de la Universidad de La Plata.

Neoprene (2016)

Editorial: Malisia

Bondi (2017)

Editorial: Club Hem

Autora: Marina Arias

Género: novela

 

Complemento circunstancial sonoro:

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *