Skip to content

Reseña #998- La belleza de lo pequeño

Por Diego Ravenna

Luz de invierno. No podría ser más exacto el título del libro de Carlos Battilana, una antología publicada por Vera Cartonera en soporte digital y material. Porque su poesía es un rayo de luz, una fuente de calor que se degrada poco a poco, las ramitas que se recogen en el camino para el fuego que tarde o temprano se va extinguir. 

    En sus poemas un árbol muere pese a todo el sol a su alrededor, un jardín se malogra, una flor declina, el cuerpo humano se apaga. El poeta está atento a los pequeños deseos del mundo, como el de esas lombrices que disuelven las obstrucciones de la tierra.    En la poesía de Carlos lo pequeño es tremendo, las ramas de un árbol que apenas se mueven son, en su quietud, un estrépito, “la más maravillosa agitación”. 

      “Belleza pobre”, es la única que afirma ver. Pero Carlos ve también una gran tarea en lo pequeño, en esta belleza chiquita que dota de sentido, según dice, a las cosas incomprensibles del mundo. Mira por ejemplo una brisa y descubre la voluntad del viento de otoño “de desmantelar la inmensa gramilla verde”.

     Quizás por eso mismo, es el universo familiar lo que elige como espacio natural de su poesía. Su padre, su madre, su hija, su hijo, su esposa, sus amigos. Porque para Carlos la familia es ese espacio donde se comparte la belleza de lo minúsculo. 

     “Alguien, además de Dios, cuida este invierno” dice Héctor Viel Temperley en una de las citas que abre el libro. Porque también hay fe en la poesía de Carlos. Una fe poderosa en la capacidad de sostener un mundo roto. Por eso no ignora que incluso vencidos debemos resistir, sin miramientos, sin desalentarnos porque sea probablemente inútil, ser, como dice en el poema Salvación: “como los marinos en medio del mar / que conocen los márgenes efímeros de salvación / y aun así, ante el inminente naufragio, / rodeados de olas gigantes / y sumergidos / en el centro de la tormenta, / respiran, no dejan de respirar, / reconocen en el aire / frontalmente, /  no la última / sino la primera oportunidad”.  

     La sapiencia de Carlos es la de quien no espera del mundo más que lo que este tiene para darnos. Hay asombro, incertidumbre; también pena en su poesía. Carlos recibe el mundo, lo sostiene, lo acepta. Encuentra fuerzas allí donde ya no las hay, donde parece nunca va a haberla: en lo frágil, en lo pequeño. La poesía de Carlos Battilana desde su pequeña voz afirma su fuerza de fe, y su inalienable derecho a existir.  

Luz de invierno (2020)

Autor: Carlos Battilana

Editorial: Vera Cartonera, Colección Setúbal, Universidad Nacional del Litoral

Género: poesía

Complemento circunstancial sonoro:  

Un comentario

  1. Delia Meretta Delia Meretta

    Te felicito.Es así.como escribíse.Voy a tratar de pedirlo sabiendo la editorial.Todo un orgullo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *