Reseña #721- Cuando la realidad sofoca


 

43570819_315198839290710_6973434765802209280_n

Por Julián Lucero

Pruebe sus frenos es una obra que se significa a través de la espontaneidad de seis relatos urbanos escritos en tono anecdótico. Amílcar Bo crea pequeños universos utilizando las vivencias de sus personajes que se traducen en un realismo tan explícito que asfixia. Muta constantemente a diferentes estados, que tienden al derrumbe, al desorden, en situaciones que deberían ser simples y que resultan truncadas por la complejidad de la naturaleza humana.  De la percepción fina a la introspección, al impulso, a la sorpresa. Cada situación se mimetiza con lo que nos pasa a los lectores y es en este punto que resulta difícil desvincularse de su lectura.

“Camino de regreso” es un gran cuento. Una suerte de homenaje a todos los que nos pasamos algunas horas para llegar a nuestro laburo. Los hechos se desencadenan de manera atroz causan el tipo de desesperación que sentí leyendo el cuento “Como una buena madre” de Ana María Shua. El personaje, imposibilitado de elegir su vida, asume culpas, se pierde, intenta recomponerse y sigue cayendo. Leyendo “Camino de regreso” sentí un poco de resquemor. También me divirtió mucho. Recordé, mientras lo leía, una frase que mi hermano me dijo una vez y que yo desestimé automáticamente “Siempre te puede ir peor”. El tiempo hizo lo suyo y ahora, si bien la incorporé, trato de no repetirla; como si fuese una especie de maldición.

“Si puedo voy a votar” es la sublimación colectiva de todo estudiante universitario que en algún momento militó o tuvo un amigo un hermano que lo hizo. Escrito con ironía resulta sencillo sacar los disfraces de otro ambiente sofocante, tergiversado y polémico.

“Te amo” es un relato que se aleja del tumulto de las ciudades para trasladarse a la cabina de un peaje.  En ese trabajo rutinario que se presenta como una inyección de hastío, surgen todos los días miles de posibilidades de escapar. Y los personajes añoran el momento de ser rescatados. Se abstraen a otros lugares que podrían ser su vida en ese momento, en ese recinto, pero que es todo lo demás, lo que a ellas no les sucede, lo que les sucede a todos los que pasan en sus vehículos y se van, lo lejano. Y en esos cubículos intentan, a su manera, cultivar esperanza; después de todo parece ser lo único que queda.

Los relatos de Amílcar Bo nos embarcan a espacios pequeños, a veces materiales y otras existenciales, que marcan definidamente que nadie está atrapado, que hubo un antes y queda un después. Este libro es ideal para aquellos lectores que pretendan no ahogarse en un momento. 

Pruebe sus frenos (2017)

Autor: Amílcar Bo

Editorial: Contramar

Género: relatos

 

Complemento circunstancial musical:

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *