Skip to content

Reseña #230- Manual para el buen pervertido

13617350_10154295495314268_1619469983_n

Bury all your secrets in my skin

Come away with innocence, and leave me with my sins

Snuff”, Slipknot

De tanto pensar en el brujo,

creo que el amanecer,

podrían ser sólo dibujos,

que van recorriendo mi ser

“El brujo y el tiempo”,  Pappo’s Blues

Por Pablo Méndez

1- En su primera novela, Matias Bragagnolo se introduce en un mito que rastrea la marginalidad en estado puro: el cine snuff. Finalista del Concurso Extremo Negro-BAN! 2013, Petite Mort se ha convertido en un libro que ha sabido encontrar la atención de los lectores más avezados y en otros ha construido una intensa curiosidad. Heredero de la pluma de William S. Burroughs y Chuck Palahniuk, la narrativa de Bragagnolo anida en el lado B de la sociedad. En pocas palabras que resuman el argumento: un perdedor con todas las letras, inmiscuido en el sub mundo de la pornografía, se ve en la obligación de hacer una película snuff por encargo bajo amenaza de atentar contra sus hijos de las formas más perversas imaginadas.

2- Su segunda novela, El brujo, también editada por Extremo Negro, se centra en un historia distópica, que se ubica en el paraje lejano de una cárcel de máxima seguridad en un futuro cercano y post político. Un relato que fecunda la violencia antes prendida por Petite Mort, donde las variables que el autor maneja ya son un despilfarro de originalidad y se atreve a mojarnos la oreja al relatar situaciones que saltan la barrera de lo aceptable, irrumpiendo en nuestro estómago de forma inapelable con la furia de imágenes que nunca más olvidaremos.

3- El estilo de Bragagnolo dista mucho de esa clase de escritores que prefieren el qué al cómo. Ya sea en Petite Mort o en El brujo, la delicadeza sintáctica juega con la atención del lector: esconde la historia bajo un relato formal e implanta pequeñas bombas de efecto que estallan cuando menos lo esperamos. No recomendables para aquellos que dilatan tiempos de lectura, ambas novelas se leen de cabo a rabo sin interrupciones.

4- Con una estructura que discrepa con las formas convencionales de la novela, Petite Mort, recorre varios registros identificables: el periodístico, la forma del guión cinematográfico, la novela clásica. Así también El brujo comienza con un extenso informe para dar contexto a la trama. La documentación en ambas novelas presume una extensa investigación para cada libro. Ningún detalle es librado al azar de la ficción inverosímil. Una metodología estrictamente planificada para que cada dato se articule con su consecuencia ficcional.

5- El tono pareciera ser la primera instancia de escritura: satírico, por momentos con las cuotas de humor que realzan una secuencia hasta volverla memorable. Hay escenas que decididamente se quedan adheridas a nuestra memoria, habilidad envidiable que coparía cualquier ranking en cualquier categoría literaria. Lo absurdo o aquello tan osado de ser creíble, ajusta el texto a una entidad visual que seduciría a cualquier director de cine.

6- Antesala de un mundo en decadencia, tanto Petite Mort como El brujo, ajustan sus engranajes en la esencia de un universo que de tan nueva no figura en la la moralina establecida como parámetro cultural. Los restos de la sociedad provocados por el derrumbe de una humanidad acordonada por la leyes y barrida bajo la alfombra de la negación.

7- Bajo los preceptos psicoanalíticos de los instintos más subterráneos del hombre, Matías engendra una nueva lógica para el género negro. Sin otorgarle el calificativo de renovador (preconcepto harto difundido en cada nueva publicación del policial o de la novela negra), Bragagnolo pinta con otros colores, más rojos que negros, la realidad de la narrativa oscura argentina.

8- La deformidad de los personajes que ostentan ambas novelas sujetan al lector en un arquetipo que va más allá del antihéroe trillado. El protagonismo está en la condición primitiva de cada sujeto y que más allá de los temas recurrentes como la droga, el sexo y la violencia, cada personaje destruye su propio esquema conductual sin la posibilidad de encarrilar su camino.

9- La bipolaridad en el estilo de escritura proviene de esa mezcla que le otorga su profesión y sus lecturas. Matías Bragagnolo es abogado y su fascinación por temáticas literarias outsiders sirven de batidora para encauzar la forma que impregna sus libros.

10- Sangre, fluidos, carne, polvo, depravación, decadencia, insolencia, perversión, oscuridad, demencia, adicción, muerte, esoterismo, parafilias, escatología, drogas, suciedad, porno, asesinatos, pequinés, chimichurri. El mundo Bragagnolo es un gran crucigrama donde ubicar palabras sin ánimo a equivocarse. Un diccionario básico que define el deseo humano.

Petite Mort (2014)

El brujo (2015)

Autor: Matías Bragagnolo

Editorial: Extremo Negro

Género: novela

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *