Reseña #666- Amor sucio, cuerpo vencido


33072850_10156512831119268_1606710921420341248_n

Cause in my dreams

It’s always there

The evil face that twists my mind and brings me to despair

“The number of the beast”, Iron Maiden

Por Cezary Novek y Pablo Méndez

Un chico de 17 años conoce una prima en el velorio de un bebé que murió cocinado vivo por su niñera. Se masturban mutuamente en la habitación que fuera de la asesina y surge una historia de amor. La culpa por el incesto, sumada a los intentos frustrados del protagonista por reprimir su deseo devienen en un estado de stress altísimo que debilita su mente y prepara el terreno para la invasión de su cuerpo por parte de un poderoso demonio. La novela, de hecho, está dividida en tres partes que son las que dan nombre a los diferentes estadios de la posesión demoníaca: Manifestación, Opresión e Infección y Posesión.

Bragagnolo condensa las pulsiones en una trama con el fervor de su estilo, sin profilaxis, envuelto en los instintos más bajos pero más comunes que la sociedad esconde o que simplemente atenúa bajo la forma del sensacionalismo. Si algo  caracterizar su escritura es la constante búsqueda de aquello que aleja al individuo de su humanidad. Nada más atinada esta historia para explorar el pasaje de la precariedad del sentido común para ahondar en un subconsciente aterrador.

Después de un extraño suceso meteorológico en el patio de su casa paterna, la mente de Valentino comienza un proceso de autosugestión que erosiona su voluntad hasta que otro piloto toma el control de ese cuerpo. Pero la cosa no termina ahí: hay giros inesperados que vuelven esta novela en algo difícil de soltar una vez comenzada. A diferencia de sus novelas anteriores –Petite Mort y El brujo– en La balada de Constanza y Valentino la yuxtaposición de atrocidades y el barroquismo gore sin respiro que caracterizan el estilo de Bragagnolo se ven dosificados en pos de una mayor verosimilitud y una apuesta al dramatismo. El experimento resulta y los resultados evidencian un refinamiento en la narrativa de un autor que en apenas tres títulos ha logrado construir –y sostener– un estilo único dentro del panorama nacional.

Matías Bragagnolo es un gran estudioso. Cada libro en los que se sumerge como creador tiene la particularidad  de ser confeccionado bajo una metodología inalterada. Es decir, cada mundo inventado por su imaginación contiene una rigurosa investigación. Es por eso que toda la literatura y la filmografía sobre posesiones, demonios y exorcismos con seguridad forman parte de este libro con la clara intención de ser el simple background para una historia que espía el terror para abundar en temáticas socialmente más turbias. Y es en este punto donde la novela se vuelve original y necesaria para engrosar la literatura de género.

Las influencias de Ballard y Burroughs no están casi presentes en esta novela, cuyo sabor tiene más afinidad con Ketchum y –con perdón por la obviedad– Blatty.  La balada de Constanza y Valentino es una historia de amor trágica y retorcida que no descuida el grotesco y el humor negro de las novelas anteriores. Un delicioso cóctel de romanticismo, remordimientos, sangre, sudor, semen y pólvora.

La balada de Constanza y Valentino (2018)

Autor: Matías Bragagnolo

Editorial: La otra gemela

Género: novela

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *