Skip to content

Reseña #819- La fascinación paquidérmica a través de los tiempos

received_2033411360121727

 

Por Matías Carnevale

Tradicionalmente, los elefantes han representado valores como la sabiduría, el poder, la persistencia, la protección de la familia y la majestuosidad. Separados de sus molares y transformados en marfil, han servido para ostentación de bienes suntuarios. Son la inmensidad combinada con la ternura y la capacidad lúdica. Después de todo, al igual que nosotros, también se intoxican con fines recreativos.

En 1989, el inglés Heathcote Williams publicó un poema, en su estilo característico de denuncia y endecha, Sacred Elephant, en donde observa que los elefantes “sufren las mismas enfermedades que el hombre, /y comparten las mismas emociones:/ Amor, enojo, odio, envidia, orgullo,/ euforia, y desazón…” y que, a pesar de ello, “…el dominio de los elefantes/se ha vuelto un yermo por causa de la invasión urbana,/y su dieta se ha reducido… a un poco de pasto reseco y deshechos humanos.” Así, Williams provee un panorama breve y aleccionador respecto de la vida de los elefantes.

La editorial Ampersand, dedicada a las intersecciones de la lectura y la escritura, publicó recientemente Historia natural y mítica de los elefantes, por José Emilio Burucúa y Nicolás Kwiatkowski. Aquí los autores, de extensa trayectoria en el mundo académico y con una erudición encomiable, trazan un recorrido histórico y cultural respecto de la relación de los elefantes con la humanidad. A través del estudio de las ciencias, las religiones y las sociedades orientales y occidentales examinan la inmensa peculiaridad del mamífero terrestre más grande y la indisolubilidad del vínculo ser humano-elefante. Desde el endiosamiento hindú en la forma de Ganesha, hasta el uso y abuso de los elefantes como protagonistas circenses (Jumbo el caso más notorio), pasando por sus costumbres funerarias, su organización social y el uso de herramientas, el libro propone un análisis en profundidad de la cuestión, para un público amplio.

Antropomorfizar a los animales no es el problema: acabar con otras especies en pos de un antropocentrismo obsoleto y rancio lo es. Los humanos no son la única especie en la Tierra, solo actúan como si lo fueran. Según el naturalista David Attenborough, en los últimos 50 años se redujo la fauna salvaje en un 60%. Bienvenido sea, entonces, el libro de Burucúa y Kwiatkowski para reivindicar la figura descomunal del elefante.

Historia natural y mítica de los elefantes (2019)

Autores: José Emilio Burucúa y Nicolás Kwiatkowski 

Editorial: Ampersand 

Género: ensayo

 

Complemento circunstancial musical:

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *