Reseña #654- Odisea juvenil 5


27535755_10213778351445480_328673759_o

Por Julián Lucero

Viaje sin par es una novela hilarante, ácida, que relata una utopía mágica, por momentos torcida, del ideal de aventura adolescente, cuando la vida tan, incierta y desestructurada, encentra un cauce, una dirección. Marcelo Campaner compone una odisea contemporánea y se anima a jugar con la concepción de destino. Pone sus fichas en la amistad, en el amor, la locura, la muerte en un sendero mutante que envuelve a los que lo transiten.

Tero y Perro son los personajes principales de esta historia. Se plantan en un objetivo y quieren cumplirlo, sin importar las consecuencias. Sus peripecias identifican, exponen al lector. Son un espejo que revela todas las locuras de las que formamos parte cuando todo parecía aún más caótico de lo que realmente es. Y es en la búsqueda de un orden, de una lógica,  en la que Campaner construye estos personajes que cargan con mochilas pesadas. El fin está establecido, lo que se espera siempre está ahí, en cada momento de esta historia. Los planes para llegar a ese fin son los que se truncan y construyen el entramado. Tero carga con perro, con cenizas, con pérdidas. Perro carga con otra realidad.

Las descripciones y construcción de los escenarios de esta novela representan capas. Comienza con tintes góticos entre velorios, lluvia, cremaciones, cementerios y necrofilia. Continúa con la violencia y el caos de la ciudad, de la gente y remata en un ambiente rural, pueblerino. Lo remarcable es que todas las sensaciones que se generan permanecen intactas a pesar de los cambios.

Campaner compone a los personajes y mezcla realidad, locura y ficción de manera tal que toda la incertidumbre que genera este viaje se traslada al punto tal de dudar de nuestro propio juicio. Perro con su Yoko Ono recurrente, a veces como el fantasma de una película de terror asiática. El psicólogo que aborrece la teoría del psicoanálisis y vende su alma a cambio de sobrevivir. Tero con su Brigitte Bardot. La secretaria que decide llevarse al mundo por delante y se reinventa basándose en Catherine Tramell de Bajos instintos.

Viaje sin par me hizo recordar una de mis películas argentinas favoritas. Se llama Tan de repente, la dirige Diego Lerman y está basada en la novela La prueba de César Aira. Las dos comparten la búsqueda,  incertidumbre,  riesgo, cuestiones que, por algún motivo, me causan regocijo, nostalgia por lo que pasó. Esta novela es un hálito de esperanza por el retorno de cierto espíritu del desequilibrio.

Viaje sin par (2017)

Autor: Marcelo Campaner

Editorial: Hincohe

Género: novela


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 Comentarios en “Reseña #654- Odisea juvenil