Skip to content

Reseña #227- Otra neurótica historia de amor

FullSizeRender (1) (5)

Por Coni Valente

Cuando apenas tomé este libro, prejuzgué por el título y el autor y me dije: esta historia es sobre neurosis amorosa femenina y está escrita por un madrileño (bueno, no es nativo de Madrid, pero vive ahí, así que es lo mismo), debe estar de lujo y ahí empecé a perderme entre sus páginas.

Es una novela de desamor, de esas en las que te ves reflejado en miles de pasajes, esas que te hacen sentir que no sos el único ser en el mundo que se desangra de vez en cuando. Y lo más interesante de esa “no soledad adentro de una soledad” es que te hace pensar en algo que va más allá de toda esa acumulación de hechos aislados que te hicieron llorar. Te hace reflexionar acerca de cuáles son las formas de afrontar esas situaciones de vida por cada quien, pensar en las circunstancias en las que se dan y de qué forma transforman tus días.

Carla lo dejó, si ¿y qué?  Bueno, ahí es donde el protagonista empieza a pergeñar todo tipo de acciones posibles tendientes a recuperar el amor de la dama y más que eso, a recuperar la vida que tenían juntos, lo que eran.  Pero rápidamente se da cuenta que ese no es el camino y entonces se replantea a sí mismo.

Cano Ruiz estructura la novela como si fuese un diario íntimo en el que día por día va documentando su penoso transcurrir, toda esa cantidad enorme de horas sin Carla.

Estoy convencida que cada vez que una historia de amor se termina, todos pasamos por distintas etapas hasta volver a encontrarnos con nosotros mismos y aquí, el autor pone de manifiesto ese ciclo de una forma divertida, un poco psicótica de momentos, pero en definitiva muy verdadera.

Lo más interesante de leer una novela así es traer a nuestra memoria esos momentos únicos, mágicos o trágicos, que desencadenaron un principio o un final: quedarse solo llorando bajo la lluvia tras una discusión, un beso fugaz antes de cruzar la calle y despedirse, el abrazo tierno después de hacer el amor salvajemente, una pelea a los gritos que termino en beso descontrolado, la música cruel sonando en un ambiente a oscuras después de la partida, una entrada que tuviste que vender porque ya sobraba.

Es evidente que Luis es poseedor de una sensibilidad particular y queda sumamente evidenciada en sus letras. Voy a decir algo que no estoy segura de que sea un elogio para él: escribe como una mujer. Y convengamos que esa cualidad es más bien un don, ya que de la complejidad que nuestro género representa y sobre todo en cuestiones del amor, lograr plasmar el mundo de las relaciones desde una óptica femenina es sencillamente un acierto.

La forma en que Ruiz Cano nos trae  el drama personal de Hamza es peculiar: para empezar pone el tiempo en dos dimensiones. AC y DC, ¿antes y después de Cristo? No, antes y después de Carla. Luego, empieza a transitar por las capas de su propio infierno, que por lo general, son aquellas que, pasado el tiempo del duelo, nos avergüenzan y nos dan culpa. El objetivo número uno y sin dudas el más drástico pero aquel primer impulso del que no nos podemos escapar es: arruinar la vida del que nos dejó. Como sea.

Este jovencito elabora una lista que se transforma en algo así como un manual para atravesar sus circunstancias y en ese camino, se arriesga a cometer las locuras más impensadas en pos de sus intenciones inmediatas sin darse cuenta que ese sendero lo conduce hacia donde jamás hubiera imaginado: Hamza, solo Hamza. Él sin Carla. Hamza DC. Y llegado a este punto, la novela trasciende la mera historia del desamor y se proyecta hacia un universo más grande que abarca la vida toda, la maraña inmensa que nos envuelve en el día a día y nos enfrenta a lo que finalmente somos sin importar lo que quisimos ser y no pudimos o lo que fuimos y ya no.

Cano Ruiz consigue, de una forma amena, que el lector transite las instancias del protagonista de una manera vívida, como si estuvieran ahí, ocurriendo en vivo y en directo. Inserta unos personajes en el entorno de Hamza que son por demás empáticos con cualquier ser humano vivo y eso hace que toda la historia sea por demás atractiva.

Empieza un 6 de diciembre y termina un 9 de mayo del año siguiente. Seis meses viviendo en una nueva era, repleta de posibilidades, llena de oportunidades de volver a SER. En medio del caos, la vorágine, el encierro, la tristeza y entonces, el cristal cambia y lo hace para siempre. Es el primer día del principio, la luz vuelve a llegar y el aire es más liviano, al fin. Otra vez a rodar.

Cómo sobrevivir a Carla (2015)

Autor: Luis Cano Ruiz

Editorial: Argonautas

Género: novela

2 comentarios

  1. Sin duda parece interesante y bien argumentada. Intentaré leerla. Buen comentario. Gracias Coni.
    Jorge.

  2. Me encanta este tipo de reseñas, transmitir que te ha hecho sentir un libro, más allá de las cualidades literarias. Somos y pertenecemos al mismo club. Y me apunto el libro es de los míos. Os felicito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *