Skip to content

Reseña #904- El dolor es su nave, el deseo su brújula

received_452446142323380

Por Hernán Domínguez Nimo

La Neolengua de 1984 desterraba palabras, reducía el diccionario a su mínima expresión para darle a las personas cada vez menos herramientas con las que pensar. En Pulpa, el énfasis de control está puesto en una palabra y una sensación: dolor.

El dolor está prohibido. Así se construye una sociedad en la que nadie sufre y —sobre todo— nadie desea. Todo está premeditado, prefijado, planeado de antemano. “El régimen necesita tener una herramienta de control asible, más allá del cuerpo, o mejor dicho, en toda la extensión del cuerpo, porque el cuerpo es, en definitiva, lo único que tenemos y que nos contiene”.

El resultado, es “una sociedad sin alma, sin voluntad, sin deseo, sin propósito”. Y en esta distopía que Flor Canosa nos ofrece, en este mundo aséptico y muerto, dos seres, descubren que, como la mayoría de las veces suele suceder, lo prohibido está relacionado con el placer. Sin buscarlo, dejándose llevar por los anhelos, Irma y Lunes se van corriendo hasta los límites de lo permitido para reinventarlos, placer y dolor como algo indivisible, uno como significado del otro.

Canosa nos hace partícipes de este renacimiento. Masoquismo y sadismo, opuestos que se atraen, que se necesitan, se complementan, y el sexo como punto de contacto. La pulpa es la línea de unión de este ying y yang, es carne en estado puro, es fluido, es vida que late, en oposición a un estado no sentinente. 

Pulpa es todo lo que asoma por debajo y por encima de la piel, lo que excede ese limite autoimpuesto, Pulpa es carne y sangre, es todo lo que rezuma, por los tajos y orificios del cuerpo. No necesariamente ya existentes…

Pulpa (2019)

Autora: Flor Canosa

Editorial: Obloshka

Género: novela

Complemento circunstancial musical:

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *