Skip to content

Reseña #440- La gracia de lo cotidiano

18253907_1480448632020552_1276465091_n

Por Aldana Perazzo

En los cinco cuentos que conforman Alta Gracia (Pánico el Pánico, 2012) no vas a encontrar ningún personaje estrafalario, ningún hecho sorprendente: solo un fin de semana con amigas en el Delta, deseos que se reprimen, verano con olor a bronceador de coco y choclos con manteca, dados manipulados desafiantes del azar que gambetean las rutinas que terminan con el amor.

Y sin embargo, C. Castagna se muestra en su primer libro como un fotógrafo de los tiempos que corren. Un cronista que no escapa jamás al detalle, a las pinceladas finas que terminan por completar el cuadro.

Con un lenguaje coloquial —cuando el narrador lo amerita— con  referencias musicales que van de Rita Lee hasta El mató a un Policía Motorizado —en el medio alguna que otra referencia a Bioy Casares, a Juan José Saer— consigue poner la palabra al servicio de los distintos estados de ánimo que transitan sus personajes, quienes todo el tiempo parecen dejarse llevar en ese minuto a minuto que llaman presente, “el presente ahora es esto”, donde la realidad y lo onírico se funden para mostrar lo trascendente en lo cotidiano. Cincuenta y ocho páginas donde la joda, el sexo y la música son solo la superficie, el contexto en el que se desatan las mayores complejidades humanas. El mar como irrupción. Como el pensamiento reprimido que estalla en las olas que rompen.

“La noche del huracán”, el último cuento, se desprende de la aparente frivolidad de una tarde de camparis y se alza, acaso, como el mejor cierre posible de su ópera prima. La separación metaforizada. Un drama entre dos personajes que bien podría ser soundtrackeado con el primer movimiento de la quinta sinfonía de Beethoven, un apocalipsis previo a la resurrección, en un devenir poético donde las palabras fluyen, se dejan moldear por ese viento que el personaje percibe en el movimiento de las hojas de los árboles hasta verse arrasado él también, para que el lector se encuentre con frases tan subrayables como “El pensamiento rápidamente pasa a formar parte del pasado, y el pasado es tragado a su vez por el tentáculo enorme y voraz de ese animal de agua que corre veloz hacia nosotros a través del sendero”. Y si bien el argumento nada tiene que ver con el argumento de ninguno de los otros cuentos, pareciera ser que se trata finalmente de la tormenta desatada tras la calma onanista que antecede en los primeros cuatro relatos. La foto con todos sus matices. El último golpe de gracia donde lo inminente, no importa lo que se haga para evitarlo, termina siempre por manifestarse.

Alta gracia (2012)

Autor: C. Castagna

Editorial: Pánico el Pánico

Género: cuentos

18197378_10154286495140764_799793312_n

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *