Skip to content

Reseña #516- Hacer visible el poema: cuestionamiento y apropiación

18816279_1569826963036491_217241673_n

Por Daniel Gigena

¿Qué es Madrecitas, el nuevo libro de Valeria Cervero (Buenos Aires, 1972)? Poesía visual, experimento con la tipografía, ampliación o síntesis de versos ajenos, plataforma de sentidos sobre la maternidad de la lengua, el conjunto reúne textos de dos momentos de la historia reciente. “NOvenTAS es de fines de la década de 1990, y madrecitas, de comienzos de siglo XXI –cuenta la autora−. La primera serie se da a partir de la lectura de autores como César Vallejo y Augusto de Campos en los tiempos del neoliberalismo. En el caso de la serie madrecitas se suma el hecho de que cada poema surge a partir de alguna cita de diversos autores: desde Viaje al Río de la Plata, de Ulrico Schmidt, pasando por textos de Juan José Saer, Rodolfo Walsh, Alberto Szpunberg y Susana Thénon.” Al principio, restos de esos textos aparecían en epígrafes, que fueron quitados por decisión de la autora.

El cuestionamiento de la lengua madre se acompaña por las relaciones entre textos y lecturas entendidos como acciones o manifiestos: “los actos/ son/ lucha/ muda a veces”. En el libro publicado por Barnacle, la palabra “lucha” aparece en cuerpo mayor. Otras estrategias tipográficas que confluyen en la “miérdadisgregación” o en las “apropiaciones varias” de las escrituras de otros (que pueden ser dos modos de ver el mismo fenómeno) son el uso de estilos como cursiva o negrita, la fusión de palabras por sentido y sonido (“lagonía”), el dibujo en la página de siluetas verbales, la escritura vertical. A veces, en un mismo texto coinciden varias tácticas para volver visible el poema: “?/ universpacio/ cuerpo/ de tanto atacar soledades/ peroNÓ/ no-isla y no-sotros”. Cargados de misterio, además de un evidente signo político, los poemas de Madrecitas obligan a leer con fijeza, a recapitular con ingenio o, como señala Ariel Williams en la contratapa del libro, “a desleer”.

De difícil lectura en voz alta, como en los casos de los poemas escritos en doble columna (que tal vez se pueda resolver con un lectura a dos e incluso a tres voces), el sentido, parafraseando uno de los poemas, “se descuerpa” del carácter estandarizado de la escritura, el “cadapalabraver”. Dice Cervero: “No digo que sea imposible leerlos en voz alta, pero son textos sobre todo para ser leídos y vistos. El trabajo con la tipografía, el cuerpo de letra, el espacio y la ruptura de la lectura sintagmática se pierde en la lectura en voz alta. En la época en que fueron escritos, expuse varios de ellos en impresiones grandes, como si se tratara de una muestra de obras plásticas”. El nuevo libro de Cervero se inscribe en una tradición que, de a poco, comienza a ser recuperada en la Argentina. La poesía visual vuelve a capturar el interés de artistas, poetas y editores.

Madrecitas representa un desafío para los lectores y una respuesta a las formas de asumir el legado de la poesía contemporánea, formas que suelen recaer (o decaer) en la emulación, el homenaje o el oportunismo. Entre las palabras o en el interior de las palabras resuenan otras: aliadas, enemigas, cómplices. Puesta en acto de una operación que parece anterior al acto de escribir (y sin embargo es simultánea), Madrecitas se asemeja a una “matriada” de los idiomas, maternos o no, para “refutar/ ver dad esin/ len guae”.

Madrecitas (2017)

Autora: Valeria Cervero

Editorial: Barnacle

Género: Poesía

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *