Skip to content

Reseña #999-Pero no se ha de probar si se puede o no quebrar

Por Valentina Vidal

Vivi está internada en un psiquiátrico después de haberse brotado en el festejo de su propio cumpleaños en la oficina. Luego de sucesivos abusos de parte del enfermero, se escapa con la plata que le fue robando a los pacientes, un bolso lleno de libretas numeradas que escribió desde que era chica y mucha confusión. Corre y la salva una cartonera cuando se interpone entre los guardias y la fugitiva. Es a partir de este punto que la protagonista empieza una búsqueda que la lleva hasta el Barrio Chino donde logra dormir en pensiones y hoteles de mala muerte hasta encontrar trabajo en un kiosco sobre la calle Luis María Campos con un padre y un hijo que descargan sobre ella distintos tipos de violencias, mientras la lectura de sus cuadernos y de Clarice Lispector la ayudan a la reconstrucción de un pasado fragmentado que no recuerda con nitidez, pero que son piezas que la ayudan a reconstruir un pasado traumático. Hay una sola cosa que sabe con claridad: tiene que encontrar a Catalina, la hija que sus padres decidieron quitarle cuando la tuvo a los quince años. 

La kiosquera de Luis María Campos (Editorial Conejos, 2020) de Marcela Chaoul es una historia cruda que excava debajo de la superficie de la clase media, que deja expuesta la sordidez que habita en los rincones sin iluminar en una ciudad como Buenos Aires, que narra de manera despojada y con fluidez los peligros a los que una joven en estado de vulnerabilidad psicológica y económica, queda expuesta y sin protección.

El interesante juego narrativo que Chaoul propone con la lectura de sus cuadernos, la historia principal y la lectura que la protagonista hace de Lispector, provoca que, a partir de estos tres elementos, conozcamos a los diferentes personajes que entran y salen de la vida de Vivi, incluyendo los de su propio pasado, cuando siendo apenas una nena la alejaron de la única persona que la comprendía: su pequeña hermana. 

De lectura adictiva, es de esas novelas que hacen difícil poner pausa, porque provoca y genera la inefable sensación de que soltarla es abandonar a la protagonista a su suerte, una suerte que ni ella misma puede modificar, ya que su propia pulsión es la de descender, de traspasar barreras que dejaron de existir cuando un horizonte tibio fue dinamitado por la hipocresía y la calamidad.

Chaoul hace entrega de una novela honesta, de una historia que expone sin velos suavizantes la vida de una joven que pelea sola contra sus demonios en una ciudad que no le da entidad a la salud mental y que refleja una urbe atrapada por la mezquindad y la falta de empatía con olor a alcantarilla.  En definitiva, La kiosquera de Luis María Campos, es una historia poderosa que no pasará desapercibida y que será difícil de olvidar. 

La kiosquera de Luis María Campos (2020) 

Autora: Marcela Chaoul

Editorial: Conejos

Género: novela

Complemento circunstancial sonoro:

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *