Reseña #392- Un viaje místico


 

FullSizeRender (7)

 

 

Por Coni Valente

Marina Closs es misionera. El pequeño sudario es un relato fantástico sobre la vida de Jesús que publicó en 2012. En cambio, El violín a vapor es una recopilación de cuentos que vio la luz dos años más tarde, en 2014.

Leer al hilo dos obras del mismo autor, en principio, te da una idea del estilo. Marina es poética al escribir y sus maneras están impregnadas de un halo de cierta espiritualidad. Y si bien los dos libros son completamente distintos, ambos están construidos sobre la fantasía provocada, habitualmente, por la imaginación. Claro que siempre que se escribe la imaginación es una variable presente y constante pero aquí tiene un ribete cuasi naif.

La Virgen María, Jesús de Nazareth, la Estrella de Belén, el Espíritu Santo y tanta otra simbología bíblica puesta aquí de una forma novelada. Sí, es la historia “real” de Jesús pero de algún modo, por la manera en que está contada por Marina en El pequeño sudario, podría ser cualquier otra historia fantástica de un niño nacido sin concebir que vino al mundo para su salvación. Quien tenga una formación católica verá rápidamente la réplica de las enseñanzas religiosas, pero quién no la tenga, simplemente leerá la historia de un semidiós.  

En El violín a vapor y otros relatos son 18 cuentos recopilados, algunos más largos, otros más cortos, pero en todos los casos se trata de niños, de niñas, de madres, de madrastras, abuelas. Familias.   Siempre hay casas, también. De punta a punta, Marina me hizo evocar momentos de mi infancia, de mi crianza. Todos los cuentos tienen, también, cierta musicalidad literaria y algo de dulzura emotiva.

En ambos pequeños libros, de lectura sencilla y ágil, el lector encontrará emotividad por doquier, llegará a llorar tal vez o a reírse a carcajadas, pero también se preguntará de dónde saca Marina toda esa sensibilidad. Los nombres de los personajes me llamaron particularmente la atención, sobre todo en los cuentos: algunos relatos ni siquiera hace alusión a nombres propios sino a categorías familiares, pero cuando los hay son cosas como Erebo, Hilde, Antonina o Lóbrega. Y luego, veo palabras en mayúsculas como Voces o Almas.

En El violín a vapor y otros relatos, Closs recrea toda una atmósfera de espiritualidad latente. Las luces, las sombras, el más allá, la muerte, la vida, la reencarnación. De algún modo, ese ambiente recreado me ayuda a unir un libro con otro.  

Evidentemente a la autora le interesan las cuestiones bíblicas y las manifestaciones de la desaparición física y posible retorno. Leer estos libros es un poco sobrevolar por esas cuestiones pero de un modo amable, poético, sin polemizar sobre el asunto, simplemente viéndolo estar ahí, quieto, inmutable, como una representación de la realidad, como una arista más de nuestro ser.

En algún punto, siento al terminar de leer que esta autora ha sido un viaje, uno al pasado. Siento que la experiencia ha sido mística y que es eso un poco lo que Marina intenta mostrar, contar, relatarnos. Me deja reflexionando sobre el espacio que se abre entre la fe y la razón.

 

El pequeño sudario (2012)

El violín a vapor (2014)

Autora: Marina Closs

Editorial: Alción

Género: Historia novelada/relatos

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *