Skip to content

Reseña #81- El drama que se juega entre la cosa y la palabra

solotempestadessemana-8

 

 

 

Por Janice Winkler

Tengo en mis manos un objeto hermoso: La última frazada, de Joaquín Correa (la bola editora, 2015). Cuando se da esta situación, hay que mencionarlo. La edición es una pata esencial para la vida del libro. Claro que las letras trascienden a los objetos y, por eso, es posible la existencia de e-books y otras herramientas de lectura. Sin embargo, cuando se da el debate de si libro electrónico sí o libro electrónico no, una a favor de las páginas que corren y huelen es, precisamente, que hay libros para atesorar en la biblioteca, hay libros que uno quiere tener, tocar, conservar y mostrar. Y ahí es donde las editoriales juegan un papel esencial, para invitar al lector a elegir ese libro entre otros y a descubrir el mundo del autor.

Tengo este objeto hermoso sobre mi propia frazada. Voy a leer en voz alta, soltar los poemas de Correa a la humedad de otro día gris.

Esto que digo, esto

que escribo, es vida, esa

cosa

para ser dicha.

Hay una necesidad del poeta de decir la vida. Las palabras tramitan “la cosa”.

En una conferencia leída en el Ateneo de Madrid (1921), el poeta chileno Vicente Huidobro expresó: “El poeta representa el drama angustioso que se realiza entre el mundo y el cerebro humano, entre el mundo y su representación. El que no haya sentido el drama que se juega entre la cosa y la palabra, no podrá comprenderme”.

En Un día se abrieron los techos, la primera parte de La última frazada, Correa recorre el drama angustioso del poeta que observa y vive el invierno y sus exigencias (“Solo si esta sopa alcanza / podremos seguir con vida”); la guerra, y la televisión que la explota como entretenimiento; la destrucción y el dolor como permanencia junto al cuerpo y al nombre, cuando todo lo demás ya fue destruido; el domingo, la noche: finales y comienzos de ciclos; el viaje, la necesidad de distanciarse y contar la vida, una vida reinventada; la lucha con las construcciones ajenas que, aunque opuestas, son tan influyentes en los lazos que el poema también las cuenta.

La abuela maldita

me pregunta que adónde mierda

me estoy yendo. Que le mande

una carta si es definitivo, si no vuelvo

con palabras del nuevo mundo,

con palabras del mundo

desconocido. Renombrar

será tu deber y tu medida

de la justicia propia y cotidiana.

Porque sin salir de esta cocina

se puede conocer el mundo

y vos te rehusás a eso.

No importa: llegarás a enteder,

al fin, que cuanto más lejos

uno llega, menos sabe

y que la felicidad es tan sólo

una gradación de la sombra.

En este primer recorrido del libro, Correa se pregunta cómo contar, cómo poetizar, expresando verdades sin caer en imposiciones o cursilerías.

Si la verdad sólo se expresa

en tono profético, ¿cómo podremos

lograr entonces

hoy

un poema de tono afirmativo

y certezas en el futuro

sin sonar o ser Claudio

María Domínguez?

El exceso de palabras

no lleva a ningún lado.

El exceso de palabras

dispersa. Concentrate.

Guardá del día su murmullo,

Del cuerpo, su resto.

Ese es tu nombre,

esa es tu pequeña

voz.

La segunda sección, Fotografía estenopeica, construye escenas “polaroids mentales” de gente y situaciones que el poeta observa en un bar, ya no reflexivo sobre su drama con el mundo, sino escribiente del drama del mundo con el mundo envuelto en una gran nube.

Discusión de pareja en la mesa de en frente:

él sube el tono, ella pide las llaves del auto

él sube el tono

                habla entre dientes

                habla de lo que el odio y el tiempo se llevaron

el murmullo, la nube

absorbe las palabras

el conflicto.

Desde que empezó esta parte, se me apareció la cara, tan simpática, de Perec. Por eso, cuando, al llegar a la página ochenta, veo la referencia que hace Correa a la lectura e influencia de Tentativa de agotamiento de un lugar parisino, sonrío, con Correa (cuya cara no conozco), con Perec, con la feliz tarea de observar y el propósito, como explica el escritor francés en su libro, de “describir todo aquello que por lo general no se percibe, aquello de lo que no solemos darnos cuenta, lo que carece de importancia: lo que ocurre cuando no ocurre nada, solo el paso del tiempo, de la gente, de los coches y de las nubes.” (Debo confesar que es algo así como un “mantra” para mí. Bah, no lo repito, no lo canto, pero lo tengo muy presente a la hora de escribir).

En la página 80, Joaquín escribe:

                                                      Hago un círculo colorado de la palabra

                                                                                                               [“nubes”,

                                                      tacho la s

                                                      y me sonrío.

Correa sonríe, yo sonrío. Hay un lindo encuentro entre: lectora y libro; poeta y procedimiento de escritura; poeta (aunque él no lo sepa) y  lectora.

La última frazada (2015)

Autor: Joaquín Correa

Editorial: La Bola Editora

Género: poesía

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *