Reseña #789- Instinto de supervivencia


IMG_7085

Por Coni Valente

Sobrevida es una novela. Una tradicional. Carlos Costa, su autor,  trabaja sobre la tensión de los lazos familiares cuando las situaciones son adversas.

Es bastante común pensar que somos producto de lo que hemos mamado en nuestra infancia y adolescencia, que estamos hechos de eso que nos trasmitieron “los mayores” y entonces llegamos a la automática conclusión de creer que si hemos tenido una crianza feliz, seremos adultos felices y lo mismo a la inversa. Pues bien, no siempre es así.

Esta novela es histórica, porque se sitúa en una época específica que podemos reconocer claramente, sobre todo por su contemporaneidad: Buenos Aires, 2001 y la debacle. Muchos personajes cuentan desde su óptica como atravesaron esa crisis. De forma trasversal esta implícito el concepto de familia como grupo contenedor o expulsador ante las “tragedias”.

Estimo que el título que eligió el autor tiene que con el después del vendaval. Al ser una novela que se basa en hechos reales contiene datos concretos que refieren a situaciones que sí pasaron, pero narradas por personajes de ficción. En cualquiera de sus pasajes podremos identificar circunstancias que hemos tenido cerca o hemos vivido que nos acerca a la lectura y nos mete de lleno en la historia.

Además, Sobrevida es una novela social en por lo menos dos aspectos: desmenuza lo que conocemos como tejido social, y al mismo tiempo lleva ese análisis a lo que es la unidad social más pequeña conocida: la familia.

Todos conocemos la frase hecha que dice “En las buenas están todos, pero en las malas se ven los pingos” y aquí esta Carlos con este libro para mostrarnos como ese aforismo se vuelve realidad ante lo apremiante, lo desconocido, aquello que nos cachetea sin esperar y que no podemos controlar de ninguna manera.  Ante lo amenazante, los seres humanos solemos defendernos casi por inercia, y existe de forma científicamente comprobada aquello que se conoce como el instinto de supervivencia. Ese mecanismo se pone en marcha aun de forma inconsciente y nos da la sensación de estar haciendo todo lo posible para sobrevivir, justamente. Aquí, en este relato, el autor logra mostrarnos como los seres humanos, aun cada uno con su individualidad e inserto en medios ambientes diversos, logra cristalizar de manera fáctica aquello que nace como un impulso.

En medio de todo ese intento del autor por hacernos ver de forma clara cómo las personas apelamos a diferentes recursos para sobrevivir, subyace en el texto algo con lo que convivimos a diario más allá de cualquier crisis económica y social: los lazos sanguíneos que nos unen de forma obligada a otros que están ahí igual de obligados que nosotros a responder cuando se los necesita.

La crisis económica y social que azotó este país hace ya 18 años puede hasta quedar como algo anecdótico en esta novela, porque las tormentas, las desgracias, las desventuras pueden pasar pero todo lo demás se queda para siempre, hasta el final de los días prendido en el árbol genealógico. Porque el concepto de lidiar es la clave. Sobrevivir siempre lo haremos, pero lo que importa es el cómo.

Sobrevida (2017)

Autor: Carlos Costa

Editorial: Simurg

Género: novela

 

Complemento circunstancial musical:

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *