Skip to content

Reseña fantasma- Bajo el cenital de la nostalgia

9789873746086

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Lucía Percara

Cuando creemos que una buena novela se compone de un lenguaje formal, de escenarios correctos y de temas socialmente aceptados, llega La Huevósfera. Llega Juan y sus mambos, sus amigxs, el Fiat Uno y esa pensión de estudiantes universitarios llena de historias.

Franco Dall’Oste nació en Mar del Plata, es Licenciado en Comunicación Social y docente adjunto de la cátedra del Laboratorio Creativo de Escritura I de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UNLP. En 2015 publicó esta novela ficcional, la primera del autor, a través de Club Hem Editorxs. En algunas entrevistas él menciona el tinte autobiográfico que contiene su obra, si bien no es completamente ese el objetivo al que apunta, recopiló un poco de su vida como estudiante universitario en La Plata. 

La historia se narra en primera y tercera persona, por momentos Juan nos cuenta todo lo que sucede, lo que piensa y lo que dice, y por otros, nosotrxs como espectadorxs lo vemos desde afuera. Y a pesar de este cambio de narrador, nunca dejamos de estar en la cabeza del protagonista, conocemos sus dudas y sus motivaciones y hasta por momentos, me atrevo a decir, que sabemos o percibimos su accionar frente a algo. 

El autor crea una atmósfera entre el lector y la novela, ahonda en descripciones cotidianas que nos permiten imaginarnos no sólo a los personajes sino también al escenario. Esa pensión con la televisión prendida sin volumen, las charlas de fútbol, el libro de El Indio Solari sobre la mesa, los puchos desparramados, el olor a sahumerio y los colchones llenos de humedad. Una pensión que recaba historias de estudiantes universitarixs, sus relaciones amorosas, sus mambos y frustraciones, drogas, viajes, las noches de alcohol, canciones y charlas existenciales. “(…) Ian apareció con un par de vinos, su prima y su novia, y salimos al pasillo a tomar un poco, a charlar de la vida y disfrutar del calorcito de noviembre, esa calidez húmeda que solo se disfruta de noche, cuando el asfalto se relaja”. 

La historia transcurre principalmente en La Plata, en sus diagonales, sus bares y sus plazas, en Pura Vida y en el monumento de Plaza Italia. Pero también se desarrolla en Córdoba y en Rosario, donde todo era fiesta pero también un caos como nos dicen los capítulos de la novela. Capítulos que se dividen en historias donde el escritor hace un excelente trabajo para adentrarnos en la vida de Juan, en la Huevósfera y la huevada, lo absurdo y lo tangible, en ese estado que el protagonista presiente, y por momentos habita, ese que a veces lo rechaza y otras lo invita a ser y a hacer, ese que parece una transición hacia algo y atemoriza un poco. Nos adentramos junto a los personajes en las dudas existenciales sobre el mundo y el futuro, esas que se apaciguan -o a veces se potencian- con fiestas, resacas, porros y mates; entre “frikis hermosas” y “loquitas”. 

La Huevósfera es sin dudas, una invitación para apreciar una cosmovisión generacional, es el conjunto de vivencias de algunxs jóvenes, es el día a día pero no es rutina, es quilombo y armonía en conjunto, es amor y desamor, momentos felices que sin embargo, te invitan a reflexionar sobre las cosas más tristes o las que más atemoriza pensar, esas que quizás nunca te dan respuesta pero sí millones de preguntas. Es El Grupo de La Manzana, un par de pibes que se divierten y divagan, que disfrutan y se cuestionan la vida. Es duda y reflexión, pero también es lo cotidiano, es esa cucheta ruidosa con tablas rotas, esa puerta oxidada y antigua que estaba a cinco centímetros del piso.

La huevósfera (2015)

Autor: Franco Dall’ Oste

Editorial: Club Hem

Género: novela

Complemento circunstancial sonoro:

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *