Reseña #821- Cada rastro de ausencia que mi ojo detecte


IMG_20190602_220408907

Por Pablo Méndez

Ya el título, más detalles, nos propone una incógnita implícita. Hubo otros detalles, pero éstos son los que la autora expondrá. Como bien dice Guillermo Neo en la contratapa los poemas se reducen a encuadres, observaciones, instantáneas. Imágenes que traslucen recuerdos, recortes que la memoria impone, una minúscula parte de un anecdotario sensorial. Historias atómicas, sintaxis milimétrica, esquirlas encontradas en un escenario retroactivo. Así se conforman los 50 poemas de más detalles de Sabrina De Luca.

El primer poema es un preludio de 15 palabras, la antesala para prefigurar el movimiento, la velocidad y la textura brumosa (porque las sombras son sensible al tacto), el pasado y el presente en el museo personal: los estandartes de la infancia (A la vuelta de la almacén/la plaza raspa. Siete frutillas/en dos años o Mi abuela/ me contaba cuentos/donde los protagonistas/eran “la vieja y el viejo”/peleaban en todos los episodios/por cualquier cosa.), el retrato instantáneo (Saco fotos/malas. Yo no sé/de la sombra. Sin embargo/a veces siento/que converso con fantasmas o Esta tarde/ la plaza/ es un espectáculo/ que/ no dice nada. Las mamás/ a mate y bizcochos/ bajo el álamo/ se repiten.) y la reflexión justa (En los dibujos animados/ de grupos de héroes/solo-siempre hay una única mujer o Pimienta. Eso es lo tiene/como una receta/ Coltrane. Revuelve un guiso).

Relatos microscópicos que intentan surtir un mapa íntimo donde cada elípsis biográfica potencia la elección de lo que cuenta. Y la poesía inmiscuida entre los engranajes de la narración minimal, una lírica subterránea que fluye y suena como un río invisible. Su pasado la condena: su libro de cuentos Bajotierra es la materia para que este (pimer) poemario sea una rémora visual en la armonía de la creación. El ojo retrata en cada parpadeo, es extática la secuencia y quedará sellada en la encrucijada temporal que nos deje ver: duraznos, siestas en Córdoba, fotos y más fotos, un hijo que patea y busca escarabajos para meter en un frasquito. Las ilustraciones son de Manuel Alemian, contrapunto geométrico en el espíritu etéreo de la poesía.

más detalles (2018)

Autora: Sabrina De Luca

Editorial: Modesto Rimba

Género: poesía

Complemento circunstancial musical:

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *