Reseña #622- El lector diamante


27335562_10156173377344268_1529733333_o

Por Pablo Méndez

Existen tipologías para todo. Tal vez por esa obsesión al orden es que los sistemas de pensamiento fingen tener el control de los conceptos. El espíritu de catálogo nos lleva también a clasificarnos como lectores. En la búsqueda por acorralar la denominación que nos defina existe una desarrollada por Samuel Taylor Colesidge, poeta, escritor y crítico inglés del siglo XVIII. En ella aparecen los siguiente tipos: lector esponja, lector colador, lector reloj de arena y lector diamante. Vale la pena detenerse en la definición de este último: El diamante es un tipo de lector raro y valioso, saca provecho de todo lo que lee y hace posible que otros lo saquen también. Más allá de ser reduccionista, es válida la definición para transpolar el tipo de lector que J.B. Duizeide analiza en Luis Alberto Spinetta en su libro El lector kamikaze (Editora Patria Grande, 2017). Pero con una variante: es a través de sus lecturas que Luis Alberto Spinetta se estrella en su campo creativo musical/poético para que otros, nosotros, comprendamos un mensaje.

El libro no solo hace hincapié en las lecturas de uno de los pilares del rock nacional, también intenta explicarnos el mundo spinetteano a través de su lírica. Es interesante el campo contextual que Duizeide nos propone narrativamente, no solo para rodear los engranajes creativos del músico, también para tirar las lineas sociales y culturales de las distintas épocas del país y sus consecuencias. El abanico de lecturas que ostenta Spinetta merece la mención para encauzar de alguna manera esa maraña creativa que sin duda aún hoy tiene un halo de misterio. En varias entrevistas el Flaco mencionó a George Bataille, el Marqués de Sade, Basho, Rimbaud, William Blake, Kafka, Horacio Quiroga, Octavio Paz, Idea Vilariño, y por supuesto  Artaud. Además, uno de los capítulos, indica una estrecha relación entre la canción “El anillo del capitán Beto” y el espíritu de la ciencia ficción, la unión de Ray Bradbury y Homero Manzi, como dice Sergio Pujol en su libro  Canciones Argentinas y que Duizeide cita. Un cruce entre la poética del barrio y una historia fantástica con escenario en el espacio exterior.

Las letras de Spinetta siempre estuvieron enmarcadas en el surrealismo. Las metáforas delicadas conformadas por palabras duras, totalizadas por ese perfume abstracto que muchas veces produjo en su público la incomprensión absoluta. Allí es donde el libro se luce y lanza los arpones para captar el significado, para emprender un análisis del universo spinetteano. Un filtro donde el sexo, la política, las cuestiones sociales, los movimientos musicales de vanguardia o de retaguardia y el cine conformaron el ecleticismo intelectual del que se nutrió Luis Alberto Spinetta.

Para volver al Lector Diamante y concluir en una definición se debería decir que Luis Alberto Spinetta, como músico y poeta, no es otra cosa que un diamante en bruto, solidario, que versiona sus lecturas en canciones donde las letras son el cartel de neón que lo definen. Un lector que a través de la complejidad de su música nos ofrenda una visión del mundo, personalísima, con la clara intención de bajar en picada desde los cielos y estrellarse en la tierra mundana para que con el tiempo la luz germine entre nosotros.

Luis Alberto Spinetta: el lector kamikaze (2017)

Autor: J.B. Duizeide

Editorial: Editora Patria Grande

Género: ensayo

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *