Reseña #692- Un eco perfecto


falco un cementerio

 

Por Maro Vidal Varela

Los relatos de Federico Falco tienen una atmósfera atrapante que van meciendo al lector con sutileza, hasta hundirlo en esos pequeños universos que el autor construye con maestría. El tono de los relatos y en la singularidad de los escenarios sella el pacto de lectura desde las primeras líneas, y el verosímil se instala sin fisuras dentro de lo fantástico, respaldado por la rápida identificación con ciertos rasgos de los cotidiano. Así, pronto, el lector empatiza con sus personajes. En Un cementerio perfecto esa ilación trasciende el núcleo de cada cuento, y le da al libro una unidad circular, dejando en el lector un eco perfecto.

Falco, con mucho oficio, nos hace entrar en la vida de sus personajes en el momento en que quedan expuestos a un quiebre, y como si el paisaje le sirviera para enfatizar esa intemperie a la que los expone, los relatos se despliegan en el detalle del entorno. Tal es el caso de El rey de las liebres, quien vive oculto en una cueva de la sierra, entre el bosque de pinos y el pueblo al que baja a veces oculto en la oscuridad de la noche. En el caso de Silvi y la noche oscura, el paisaje está impregnado de religiosidad pueblerina, hospicios, y una lucha interna por revelarse que sólo le devolverá a su protagonista la mirada sobre las laderas altas del otro lado del dique. Otro de los escenarios es una colina perfecta en un pueblo perdido, en la que un gran diseñador de cementerios quiere construir Un cementerio perfecto. Y a diferencia de lo que sucede en La actividad forestal, donde tanto los bosques como la vida de Mabel y su padre son arrasadas sin retorno posible, en el último cuento, El Río, se intenta rescatar de la hostilidad de la nieve y del hielo lo que persiste del pasado.

Un cementerio perfecto es un libro en cuya lectura hay que perderse, para encontrar el eco de aquello que seguirá latiendo tiempo después de haberlo terminado.

 

Un cementerio perfecto (2016)

Autor: Federico Falco

Editorial: Eterna Cadencia

Género: cuento

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *