Reseña #676- Un día de octubre


36222681_1142123512592790_1472183062421831680_n

Por Victoria Mora

Valentín Fernando es un nombre que ha quedado hundido en el olvido. O había quedado: gracias a la editorial Astier hoy tenemos al alcance de la mano dos de sus novelas que de otro modo serían inhallables Desde la carne y El día de octubre.

Por cuestiones que nunca terminan de definirse del todo, pero sobre las cuales se pueden construir hipótesis, hay autores que dejan de ser editados y leídos. Sea por decisión del mundo académico o editorial nos perdemos de lecturas que se vuelven imprescindibles para cualquier lector interesado en conocer en profundidad lo mejor de la tradición literaria argentina. Este es el caso de Fernando cuyo verdadero nombre era Abraham Valentín Schprejer.

Valentín Fernando es el nombre que eligió para firmar sus obras, fue alguien reconocido en el ámbito literario del Buenos Aires de los años 50 con una primera novela publicada a finales de los 40 La calle tiene sus hijos, a la que le siguieron entre otras obras Desde esta carne, Cara o seco, Baldío al sur y El día de octubre a estas se suman cuentos, relatos publicados en diarios como La Nación y revistas como Contorno y Sur, así como artículos críticos sobre cine y literatura.

El día de octubre fue publicada por primera vez en 1967, este título resuena para cualquier argentino que conozca apenas nuestra historia: él día de octubre es el día peronista, aquel 17 en el que el pueblo se movilizó para defender a su líder. Sin embargo, es importante no dejarse desorientar por este título que en su lectura instala la idea de que en ese día también ocurrieron cosas que no necesariamente involucraron a la militancia peronista. Aunque nadie haya sido ajeno al rugir de las masas.

“El aire se llenaba de altavoces, de gritos que llamaban a algo. Millán no sabía bien qué sucedía. La única dificultas que tuvo fue el Midland esa tarde no corría por la vía desierta que llevaba a Valentín Alsina. Algunos se decidieron por llegar hasta el puente Alsina caminando simplemente entre los rieles, que de trecho en trecho estaban levantados, destrozados. Tuvo la suerte de que un camión lleno de hombres lo levantara cerca de la estación Caraza, y poco tiempo después estaba en Valentín Alsina. Allí la gente asaltaba los tranvías hasta los techos. Parecía la salida de un partido de fútbol, de un desfile muy importante. La gente cantaba y gritaba a voz en cuello. Gritaban que lo habían liberado a Perón”, escribe Fernando.

Esta es la historia de Ernesto Millán hijo de un terrateniente de Castex que ha perdido su fortuna y que vive en una pensión en Buenos Aires. Su padre esperaba que él fuera un engranaje indispensable en la industrialización de la semilla y la fabricación de aceites en los que pensaba invertir. Por eso lo envía a estudiar química industrial a Santa Fe. Este plan no llegó a concretarse. Pero una vez en la ciudad de  Buenos Aires con ese título Ernesto se garantiza un trabajo que lo obliga a viajar hacia el conurbano sur.

En esta historia también es esencial Teresa, pareja de Ernesto, y alguien que se vuelve tan protagonista como él de este día de octubre. Como para tantos para ellos también se juega una decisión transcendental en este día que cambiará el resto de sus vidas. Lo singular de la historia se inscribe de manera inevitable en los vericuetos de la historia con mayúsculas.

Que sea la editorial Astier la que se encargue de recuperar su obra representa una justicia poética acorde a la tradición literaria en la que Valentín Fernando se inscribía, como gran admirador de la obra de Roberto Arlt supo también dar a la ciudad de Buenos Aires un protagonismo indispensable como escenario de sus historias. Las descripciones de las voces y los silencios que pueblan la ciudad están logradas de una manera magistral.

El día de octubre (2012)

Autor: Valentín Fernando

Editorial: Astier

Género: novela

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *