Skip to content

Reseña #437- Submundo carioca

18280142_10210978724656282_263698481_n

Por Hilario Dos Santos Pereira (Careca IV)

El hombre nació en Brasil, año 1925. No hizo el clásico recorrido de los escritores vanagloriándose en cursar filosofía y letras o literatura. Bautizado como Rubem Fonseca en 1952 inició su carrera dentro de la policía de Sao Cristovao, hasta ser exonerado en  1958.

De esa etapa de su vida Fonseca nos trae personajes violentos, marginales, prostitutas y mafiosos de baja calaña, que abundan en sus relatos, mostrándonos con crudeza un submundo con detalles no siempre conocidos.

Ingresar en la literatura de este brasileño es recibir una clase de literatura en cada párrafo y observar como toda la literatura clásica termina siendo avasallada por la pluma de Fonseca. El estilo áspero se destaca en la narración, no hay tiempo para bellezas, el lugar está ocupado por la lujuria sexual y la violencia humana. Cercano a  Bukowsky  por la forma de redactar y ver la vida, Rubem no escatima en mostrar las miserias humanas. Quien lea a Fonseca no volverá a comprender la literatura del modo que la conocía.

Amante del cine, Fonseca también ha trabajado en guiones para ese arte. Uno de sus personajes más destacados, Mandrake (mujeriego, cínico y sin reglas morales), fue tomado como centro de una serie televisiva de HBO .

Con el correr de los años Rubem Fonseca se ha convertido en un escritor respetado para su generación y venerado por los nuevos talentos de Brasil. Su obra fue editada en español, destacamos los libro de cuentos El Cobrador, Ellas y otras mujeres y sus novelas El caso Morel y Mandrake, la Biblia y el bastón.

Fonseca fue distinguido con el premio Camoes, el premio mas prestigioso para la lengua portuguesa.

En su cuento Paseo nocturno podemos ver los contrastes que ofrece Fonseca. Un hombre adinerado, una familia feliz y la violencia externa. La manifestación social más aberrante, el acto criminal por placer. Un personaje de alta sociedad, dato que se obtiene con tres o cuatro palabras, y el odio social que manifiesta en su accionar. Para tener en cuenta la adjetivación medida, las frases muy cortas y perfectamente ensambladas y el ritmo que adquiere el relato a medida que descubrimos el trabajo nocturno del protagonista.

Ella y otras mujeres (2008)

Pequeñas criaturas (2004)

Autor: Rubem Fonseca

Editorial: Grupo Editora Norma 

18197378_10154286495140764_799793312_n

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *