Reseña #636- Abejas de lo invisible


28033873_10213775222830015_998469141_o

Por Analía Pinto

Gemas. Hay libros que son como gemas. Como bellísimos diamantes, de irisaciones increíbles, de reflejos imposibles. Este libro es uno de ellos: La noche sagrada, del poeta Javier Galarza (Audisea, 2017), reúne una serie de notas (más bien, facetas) sobre poetas y escritores centrales de fines del siglo XIX y comienzos del XX. Estas notas/facetas tienen la virtud de ser breves pero sumamente enjundiosas y, además, de relacionar —lejos de cualquier biografismo decimonónico— momentos de la vida de esos poetas con su obra. No para buscar una obvia explicación allí sino para abrir otras interpretaciones, otras puertas a lo desconocido. Como no son biografías detalladas ni pretenden serlo, las notas/facetas infunden su magia dejando al lector con ganas de saber más, de imbuirse más a fondo tanto en la obra como en la vida de autores total y absolutamente fundamentales como Hölderlin, Rilke, Celan y Kafka.

Como decía Eliot, existe entre los poetas de todas las épocas una comunión espiritual que va más allá de cualquier variable, límite o frontera. Este libro viene a demostrarlo por partida doble: no sólo existe esa comunión entre todos los autores visitados (puesto que de eso se trata, de una furtiva visita a su obra, su vida, sus cartas) sino que existe también entre esos autores y otras figuras relevantes de su época (como Freud, como Osip Mandelstam, como la impepinable Lou-Andreas Salomé, como Nietzsche) y, además, existe entre el autor del libro, sus visitados y los lectores. Cualquiera que tenga la osadía de autodenominarse poeta haría bien en leer este libro primero.

Por otra parte, La noche sagrada tiene la ventaja de ser un libro sobre poetas escrito por un poeta. Celebro siempre, con todo el respeto que me merecen los grandes y buenos críticos literarios que hay en nuestra cultura occidental, cuando un escritor decide analizar/estudiar/comprender a fondo a otro escritor. En las épocas en que quien suscribe pasó por las aulas de la facultad, nunca disfruté más que cuando tuve que leer, por ejemplo, La orgía perpetua, el exhaustivo análisis de Madame Bovary realizado por Vargas Llosa. Todos los análisis y papers leídos antes sobre el mismo maravilloso objeto perdían cualquier tipo de interés frente a ese libro, en el que un autor se ocupaba de otro autor, fascinado, trastocado, casi enloquecido de admiración ante una obra maestra. Los críticos, incluso los más avezados (los mejores lectores), nunca alcanzan esas cotas, en mi opinión. Y otro tanto sucede cuando quien no es poeta se lanza a la aventura de hablar sobre estas inquietas “abejas de lo invisible” que son los poetas. Suele, salvo excepciones, fracasar feamente.

En cambio, cuando es otro poeta el que se lanza a hablar sobre sus pares, sus colegas de afanes y misterio, se sucede el milagro de textos como La noche sagrada, en los que la fascinación queda al descubierto y queda la puerta ligeramente entornada para que quienes nunca se asomaron al abismo de la poesía ingresen bajo su propio riesgo.

No teman: saldrán otros, nuevos, maravillados, enriquecidos.

La noche sagrada (2017)

Autor: Javier Galarza

Editorial: Audisea

Género: ensayo

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *