Reseña #542- Granjas de rehabilitación o las brasas de la tierra


20121070_943139159157894_1027577350_n

Aquello está sobre las brasas de la tierra, en la mera boca del infierno. Pedro Páramo, Juan Rulfo

Por Victoria Mora

En Cámara Gessell Guillermo Saccomanno escribió que un país que tuvo campos de concentración está podrido hasta el tuétano. Esa frase inolvidable resuena en la historia que se revela en  La comunidad. Viaje al abismo de una granja de rehabilitación. La podredumbre de una sociedad, la nuestra, sobrevuela cada una de las páginas de este libro de Pablo Galfré que hace honor a las mejores obras de la literatura de no ficción.

Con una estructura, que el propio autor asemeja a los episodios de una serie, se despliegan una sucesión de hechos que cuentan lo más siniestro y horrendo del ser humano: la capacidad de tortura y maltrato hacia el más vulnerable. Lo marginal tiene una historia de exclusión, tal como Foucault lo trabaja en su Historia de la locura, que llega a nuestros días. Como se lee en este libro la locura y la adicción conviven mucho más de lo que imaginamos y cuando el criterio es el furor curandis, del que hablaba Freud, sin registro de la subjetividad el efecto es desastroso. No solo no hay recuperación para el adicto sino que se empuja a lo que el psicoanálisis llama pasaje al acto y que tan bien explica el licenciado Gustavo El Polaco Zbuczynski. Trabajador del Centro Carlos Gardel el Polaco es entrevistado por Galfré para dar otra versión, otro tratamiento posible al discurso fundamentalista que suelen tener las granjas de recuperación como Fundación San Camilo. Ésta es la institución sobre la que se centra la investigación eje del libro. Un lugar que puede ser denominado cárcel sin faltar a la verdad. Una cárcel que además se parece al infierno donde los jóvenes que llegan son encerrados en pequeños espacios, sobremedicados, en condiciones infrahumanas sin contacto con su familia, sin ninguna posibilidad de decir que allí no había nada que se pareciera a un intento de rehabilitación.

San Camilo funcionaba en Del Viso a metros de la estación del ferrocarril Belgrano Norte. Una especie de Siberia donde ingresaban por primera vez los internos y espacio de castigo para aquellos que lograban pasar a Derqui a una quinta de la misma fundación una vez cumplidas ciertas “fases”. Del Viso es una ciudad pequeña del conurbano bonaerense donde recaló en lo que fue la única clínica privada que funcionó allí, Raul Bononino para fundar una institución que se dedicará a hacer dinero a costa de la tortura y el maltrato de sujetos con historias atroces.

Como era previsible este “tratamiento” de la adicción se cobraría un muerto. Saulo Rojas fue encontrado en una celda ahorcado con un cinturón en una situación dudosa que mínimo revela el estado de abandono de los internos. Galfré venía investigando hacía tiempo la mentira que representan estos falsos centros de recuperación. En ese viaje se encuentra con la historia de Saulo que a partir de entonces  funciona para Galfré como el fusilado que vive para Rodolfo Walsh, saber qué pasó con Saulo vehiculiza una pulsión de investigar que lleva al periodista y escritor a seguir documentando esta historia que es la de Saulo y la de muchos otros sobrevivientes. Se descubre en ese recorrido otra muerte por abandono y negligencia. La de Felipe Marinasky un hombre con patología psiquiátrica, HIV y un diagnóstico de leucemia absolutamente desatendido.

La estructura del libro La comunidad se asemeja a la de Operación Masacre: testimonios, entrevistas, deducciones que escriben tanto la historia policial que se desata a partir del crimen, como el recorrido del periodista y su investigación.

En estas páginas, despojadas de prejuicios, se narra dando lugar a todas las voces implicadas cómo la adicción no es privativa de una clase social, y cómo es urgente distinguir que todo consumo no es adicción, distinción primera y fundamental, necesaria para que la sociedad actual pueda resignificar muchos preconceptos dañinos frente a los consumos y los consumidores. Preconceptos que destruyen vidas y representan un negocio millonario.

La comunidad es de lectura imprescindible si queremos dejar de ser esa sociedad podrida, llena de gusanos, que elige mirar para otro lado cuando hay personas dispuestas a montar centros clandestinos donde se debería ofrecer un espacio de recuperación para aquellos a los que la misma sociedad se encargó de rechazar y empujar a la marginalidad. 

La comunidad. Viaje a una granja de rehabilitación (2017)

Autor: Pablo Galfré

Editorial: Sudestada

Género: No ficción

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *