Skip to content

Reseña #699 (séptimo regimiento)- La desobediencia hecha poesía

DSC_0720

 

Por Julián Álvarez Sansone

 

El libro Flores el intento de Sebastián Goyeneche forma parte de la colección “Ataque emocional al sistema capitalista”, la cual es una colección que rinde homenaje a Henry David Thoreau, quien cansado del establishment decidió irse a vivir al campo, construir una cabaña con sus propias manos y cultivar sus alimentos. Cuenta su historia que vivió en paz dos años, hasta 1847, vendiendo parte de su cosecha para comprar en el pueblo los objetos que no podía fabricar.Pero pronto el Estado lo declaró evasor de impuestos y lo condenó a prisión. Dos años después, publicó su célebre obra La desobediencia civil.

Siguiendo esta línea, se puede afirmar que la poesía de Goyeneche desobedece cualquier lineamiento básico de la poesía, dado que no necesariamente se esfuerza por buscar que los versos coincidan en cantidad de sílabas, ni que haya metáforas, analogías y comparaciones en todos los poemas, ni en que coincida la finalización de cada verso con uno posterior, siendo rimas asonantes o consonantes. De todos modos, esta característica no es necesariamente una falencia del escritor o de la obra. Incluso, podría pensarse lo contrario: la desobediencia o la rebeldía ante las “leyes de la poesía” (si es que verdaderamente la poesía tiene leyes, lo cual estaría fácilmente en discusión) es una de las grandes virtudes de esta obra.

El libro se divide en dos partes: en la primera, las poesías son más largas, más nítidas y quizás también, más profundas. La primera parte se caracteriza por mencionar las flores en más de un poema (en “decantamiento”, en el Poema III, en el IV, entre otros). El poema V (“He visto y he oído”) se destaca por presentar imágenes y escenas nítidas para el lector a través de un lenguaje claro y preciso. Destaco las poesías que presentan aseveraciones sociológicas o antropológicas. Por ejemplo, en la Poesía VIII menciona “la sociedad está enferma del lenguaje” (página 35), y en la poesía IX menciona que “la velocidad a la que viaja/el gentío/es la fuerza/de la pulsión de la sociedad/”.

La segunda parte de la obra titulada “El Intento” presenta más de veinte poemas de dos, tres o cuatro versos que se caracterizan por ser demasiado efímeros. Destaco los poemas VIII (lo distinto es lo sublime), IX (el cual dice “desnudez es placer”) y el XVI, que expresa “perder me da calma, lo que necesito para ganar”.

La edición del texto, o la forma en la cual están presentados algunos poemas, es muy particular: la abundante cantidad de espacio que existe entre verso y verso en la mayoría de las poesías, incluso hay páginas con uno o dos versos, como las páginas 66 y 67,  también la utilización en el mismo poema de distintos tamaños de letra (como por ejemplo, las páginas 32 y 33, donde el mismo verso “voz pasiva” se repite tres veces con distinto tamaño de letra). Además, algunas palabras aparecen subrayadas, como “debato”, en la página 59, o la palabra “esto”, en la página 60.
Así, se puede concluir que la obra puede causar interés en aquellos lectores que no busquen una prosa métrica, ni ningún tipo de estructura poética definida.

Flores el intento (2015)

Autor: Sebastián Goyreneche

Editorial: Nulú Bonsai

Género: poesía

 

 

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *