Reseña #577- Las cuatro muertes de Boris Katunaric


 

21984475_10214417914865002_1616438477_n

 

Por Juan Rapacioli

Heridas que no cicatrizan, formas del abandono, esperas de silencio ensordecedor y el retorno de cuerpos mutilados en secreto son algunos de los elementos que se condensan en “Cuatro simulacros de fusilamiento” (Ediciones Lamás Médula, 2016), poemario de Boris Katunaric (Quilmes, 1985) que nombra los diversos rostros de la muerte.

“Fumo el amanecer, espero que me vengan a buscar” se lee en el primer poema del libro que, sugerentemente, reúne los ecos sombríos de los fusilamientos de José León Suárez relatados por Walsh en “Operación Masacre” (1957); los detenidos, torturados y desaparecidos por la última dictadura cívico-militar argentina y, por supuesto, los cuatro simulacros de fusilamiento que recibió Antonio Di Benedetto cuando fue secuestrado.

En el segundo poema del libro (que también es una segunda muerte), se lee: “Acá me ves/ depositado en un ataúd tan grande/ y tan resistente que me rompo el alma para salir/ pero es inútil”. Y si bien podemos pensar en las grandes muertes de la Historia o en la Historia como crimen, se puede percibir un giro metafísico que pone al cuerpo a observar las pequeñas muertes de una vida sencilla: las muertes cotidianas del hombre común.

El tercer simulacro de fusilamiento que recibe el autor -en clave de poema- tiene, tal vez, una de las líneas más logradas del libro y que de alguna manera sintetiza el espíritu de la obra: “Recuerdo la vez que descubrí el agua salada, el frío del deshielo y recuerdo cuando encontré, en un río, el cadáver que pronto seré”. Oscura premonición del que está solo y espera.

La violencia subterránea que mueve los hilos de la sociedad, la tensión constante de los abusos de poder que sofocan nuestros días y cierta musicalidad apocalíptica que recuerda la voz de David Bowie o Indio Solari son elementos que conforman un libro que, en tiempos de banalidad, abuso de confesión y juego de palabras, devuelve el corazón salvaje de la poesía. Una música para pastillas.

 

Cuatro simulacros de fusilamiento (2016)

Autor: Boris Katunaric

Editorial: Lamasmédula

Género: poesía

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *