Skip to content

Reseña #492- Ningún hombre siente el tiempo

18379097_10155143623371341_602544571_o

Por Manuel Crespo

Hace algo más de veinte siglos, en el único poema que se le conoce, Lucrecio escribió su sentencia definitiva: ningún hombre siente el tiempo. Nadie puede percibirlo por sí mismo, desgranarlo del ambiente, vivirlo sin que se escurra por las grietas invisibles que dan ruedo a los días, los meses y los años. El tiempo nos rodea, pero no está a nuestra disposición. No le importamos, no podemos hacer nada para detener o acelerar su avance.

Klausen, el protagonista de la novela de Daniel Krupa, intenta precisamente eso, domar el tiempo, hacerlo valer de la única forma que tiene a mano: llenándolo con eventos absurdos de su propia creación. Agobiado por una vida que se le destila por goteo y sin dejarle nada a cambio, ninguna sensación de propósito, ningún atisbo de trascendencia, emprende en solitario el Plan Maestro de Cagadas, una serie de incursiones nocturnas que lo llevan a robar autos, proyectar la liberación de una jirafa, luchar contra una horda de chimpancés iracundos y pasar una noche en un cementerio, entre otras peripecias. En todas ellas lo espera una configuración distinta del fracaso, la certeza inapelable de que el tiempo no consiente que lo llenen con nada que el mismo tiempo no desee ni necesite.

El encanto de la novela de Krupa reside tanto en esa ristra de sucesos bochornosos como en el lenguaje que el autor emplea para maridar humor y pesimismo. A partir de transiciones entre vocabulario bajo y alto, entre chanza y filosofía, Krupa va dando cuenta de la batalla del hombre contra un rival formidable y matemático, que a la vez lo excede y lo interpela. A veces la única victoria que vale la pena, nos dice la trayectoria malograda de Klausen, no es más que el retraso de la derrota final. Y la lectura el último consuelo. 

El sobretodo metafísico (2016)

Autor: Daniel Krupa

Editorial: Club Hem

Género: novela

18197378_10154286495140764_799793312_n

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *