Skip to content

Reseña #195- Entre la poesía y el delirio

12987943_10208680800038131_66843351_n

Por Narciso Rossi

La maestra rural es aquella maestra de primaria un tanto descuidada, un tanto pasable, un tanto desapercibida y muy freaky, que huele mal, y que todos podemos encontrar en nuestros recuerdos si la buscamos bien. Lo único que hace falta para verla llegar es desempolvar la memoria, agitar los restos de tizas que vuelan en el aire, inspeccionar el guardapolvo blanco y ahí está. Un poco baja, gorda, de lentes, con un marido casi tan raro como ella y un hijo que los supera por mucho a los dos.

A la maestra rural la conocen todos, o muchos, o casi todos, pero ahora nadie sabe dónde está y a nadie parece preocuparle tampoco. Su paradero es solamente uno de los tantos interrogantes que traza la primera novela del escritor cordobés Luciano Lamberti.

El misterio que envuelve a Angélica Gólik es planteado de entrada y las voces que narran la historia dejan entrever un montón de microrelatos que -igual que las crías de un animal horrendo- generan incertidumbre y cierta impresión escabrosa pero atrapante. Más provocadoras por momentos que lo que puede dar como resultado investigar a la figura desaparecida. Historias que se desprenden -y también alimentan- la trama central nutriéndola de un valor agregado importantísimo para el acabado poético y armonioso que tiene.

La frescura con la que Lamberti hace hablar a todos sus personajes es tal vez lo mejor que ofrece el libro. Cada capítulo es una voz distinta a la anterior y a la siguiente, con su registro y sus pausas, con su vocabulario siempre tan particular, y su narración. Porque las voces no se callan y todos quieren aportar información que más de una vez resulta tan reveladora como confusa. Es justamente ese enganche, ese no decir, eso que en lugar de esclarecer oscurece el que abre más y más puertas a un universo donde encontrar a Angélica se convierte en una tarea esencial y hasta desesperante.

Los personajes son tan humanos y atormentados que es imposible no quererlos, no leerlos en todas sus facetas, no apiadarse de sus tragedias ni temer lo que les sucede una y otra vez. Esos terrores que están detrás de cada puerta cerrada, al otro lado de cada ventana, en un frasco de vidrio o en las páginas de un libro.

El lector activo, tan indispensable en la narrativa contemporánea, adquiere con Lamberti una dimensión nueva y plural, que investiga junto con Santiago, que chusmea con Esther, que se envenena con Carlos, que sufre con Gerardo, que se conmueve con Andrea, que se ríe con Enrique, que se confunde con Joaquín, que es todos, que es uno y ninguno también.

Los libros de Angélica le devuelven a la literatura esos queridos objetos perdidos –que no hace mucho Mark Danielewski trabajó también-, esos libros que uno quiere rastrear y encontrar, saber si son reales o no, si esconden, como sugieren, esa verdad anhelada.

¿Qué hace a la desaparecida Angélica Gólik tan especial? Los demás, los que quedaron, los que hablan. Porque de eso se trata al fin de cuentas, de lo que se dice y de lo que no. La maestra rural es una historia que permite múltiples lecturas, que invita a recorrer a través de diferentes épocas las calles de una ciudad que esconde más de un secreto y que es momento de sacar a la luz. La maestra rural no decepciona ni aburre, revela.

Antes de zambullirse en esta historia, antes de pasear por San Ignacio, de meterse en una casa como intruso, de recorrer pasillos oscuros, de viajar en un auto que no sabe a dónde lo conduce, de tocar un timbre que no debe, de alistarse en el ejército, de decepcionar a su madre, de seguir a una mujer a la distancia, debe saber, lector, que tiene acá el pasaje para un viaje de ida porque, un vez que atraviese –con el fin de encontrarla- la barrera que separa la ficción de la realidad, descubrirá que es ella la que lo está esperando a usted.

La maestra rural (2016)

Autor: Luciano Lamberti

Editorial: Random House

Género: novela

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *