Skip to content

Reseña #253- Acerca de la (in)felicidad

13932035_10154406601589568_547249945_o

 

Por Cristian Maier

¿Ser feliz o estar feliz? Esa pareciera ser la pregunta que recorre los doce cuentos que componen Momentos felices S.A (Peces de ciudad, 2015), el primer libro de Verónica Martínez. ¿Ser feliz o estar feliz? Nos preguntamos ante la idea de una felicidad constante, sin matices y, en definitiva, insoportable, que engloba el “ser” frente al chispazo del “estar”, casi como una antinomia.

El cuento que da nombre al libro, revela el eje del conjunto con una historia breve: una pareja decide armar una empresa para regalar momentos felices, una mezcla de “Sorpresa y media” y Patch Adams. Aunque, más como el primero, realizadora de una felicidad empobrecida, artificial: de segundo orden. La historia termina con un dilema y una tragedia, pero también con una liberación de la carga de la dicotomía, en una contraposición interesante entre lo posible de los otros que torna imposible lo propio.

¿Podría existir acaso un concepto general de felicidad sin ser totalitario o, por otro lado, una particularización que no caiga en un relativismo carente significado? Esta, claro, es una pregunta arriesgada que no llega a ser una hipótesis. Sin embargo, algo de eso se inmiscuye en la sucesión de historias.

Igual de importante en cada uno de los casos es el deseo irreflenable por llegar a la felicidad –aún con la dubitación posible y compleja entre el ser y el estar–, la fuerza contenida en cada uno de los personajes, que de pronto estalla y acelera el proceso de liberación que se transita. Liberación en distintas formas: la muerte, el coqueteo demoniaco, el dar cazar a un homicida insospechado o ser, con alevosía, el victimario.

¿Felicidad es liberación? Sí, a veces, un poco. Pareciera decir la autora.

La prosa sin lirismos de Martínez es funcional a estos relatos breves, oportunidad, en donde todo confluye hacia unos finales, por lo general, sorprendentes. No hay demoras en las tramas. No se detiene en detalles intrascendentes ni cae en la jerigonza de las segundas palabras.

¿Qué son las segundas palabras? Caparrós, a quien robé descaradamente el concepto, lo aplica al periodismo en “Por el estilo”, de este modo: “esos exabruptos que aparecen cuando el periodista piensa hospital y escribe nosocomio, piensa llegó y escribe arribó, piensa entró y escribe ingresó, piensa después y escribe luego, piensa policía y escribe servidor del orden, piensa calle y escribe vía pública, piensa termómetro y escribe columna mercurial y así de seguido o sucesivamente”.

La ausencia de esa pseudopoética abstrusa, es un gran punto a favor que permite apreciar al lector la persistencia de una imaginación desenfadada o, como dice Gilda Manso en el prólogo, con más certeza: el despliegue de una imaginación salvaje.

Momentos felices S.A. (2015)

Autor: Verónica Martinez

Editorial: Peces de ciudad

Género: Cuento

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *