Skip to content

Reseña #86- La Polio o las formas del mal

solos-1

 

Por Cristian Maier

A primera vista –sin siquiera abrir el libro–, la estructura de tapa de la novela de Molfino tiene algo inquietante. Un cuadro en colores pasteles con fondo celeste donde los niños juegan, una imagen que celebra la inocencia de la infancia y por encima de ellos, La Polio, la enfermedad terrible que en los años 50 hizo estragos en la Argentina con la población infantil. Lo inquietante es lo que nace de la contraposición de los términos: los niño que juegan y, por encima, la polio que lo engloba todo, como un flagelo. Y eso se ajusta de buen grado al recorrido de esta novela corta, terrible y extraordinaria.

El asesino que se hace llamar La Polio llega, en un raid de muerte y destrucción, hasta La Dorila, Chaco, un pueblo a la vera del olvido, donde pasa desapercibido con el disfraz de normalidad a cuestas. Sus víctimas predilectas son los niños, a quienes mata y destroza, en medio de una comunión macabra con su pasado. Ese pasado que se cuenta al principio y que lo muestra como víctima pero que no lo justifica.

Por otro lado, Blas Magaldi, el detective/caza-recompensas contratado por el padre de una de las víctimas, llega al lugar tras los pasos del asesino. Magaldi, homosexual, heroinómano y homicida, conforma la estampa de anti héroe. Y aquí nos encontramos como lectores en un dilema. En una novela en donde no hay personajes puros, en donde el límite entre el bien y el mal es, digamos, barroso; donde todo está contaminado con una patina cierta y sutil (en algunos casos) de maldad, crueldad o perversión, ¿en dónde se ubica nuestra preferencia? La antinomia héroe/villano se torna flexible o, más bien, porosa. No hay aquí de esos psicópatas queribles de las series norteamericanas, con los que el público empatiza. Aquí hay oscuridad y desesperanza, y la pregunta permanente hacia el lector sobre la justificación de la preferencia, si es que esta es posible.

En La Dorila –en la que puede leerse una vaga referencia a una Macondo a la inversa, donde la magia ocurre de forma macabra y donde todo sucede para peor–, también ocurren algunas historias luminosas que confluyen al hilo negro de la trama principal. Un puñado de personajes que dibujan de manera conexa aunque sustancial la geografía y las costumbres del lugar que se muestra, al mismo tiempo, como el edén y como el infierno, o más precisamente, el infierno es todo lo que transcurre por detrás de la apariencia de pueblo tranquilo, cruzado por el río y la tranquilidad.

Leída con más profundidad, la novela de Molfino nos ofrece otro ejercicio que trata no de la génesis sino del recorrido paralelo entre dos tipos de mal. Ya dijimos que aquí no hay una diferencia taxativa entre el bien y el mal, que todos los personajes comparten elementos de cada uno. No obstante, hay una diferencia clara en la representación de dos tipos diferentes de mal que no agotan ni buscan agotar el concepto abstracto que se escribe con mayúsculas.

Por una parte, el mal alucinado, sanguinario y pervertido, en el que la estructura del ritual forma un círculo temporal con la tragedia de su pasado, sin esperanza y sin búsqueda de expiación, pero en el que sí pasado y presente conviven en la brutalidad de la repetición. Por el otro, el mal frío, calculado y eficiente, un homicida con claro sentido de finalidad y recompensa, o como diría Hannah Arendt (y esto ya es caer en el lugar común), casi un burócrata del mal. Y la última pregunta que subyace, que podría ser la primera si el orden tuviera importancia, es: quién ganara esta carrera destinada a acabarse.

No está demás señalar que esta novela de Molfino, construida sobre la base de escenas fuertes y con una gran economía de recursos que juegan a favor de la historia, es de las mejores y más duras novelas que leí en los últimos años. Algo así como una cuna para nuevas pesadillas.

 

 

La Polio (2014)

Autor: Miguel Ángel Molfino.

Editorial: Wu Wei.

Género: novela

 

 

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *