Skip to content

Reseña #699 (seis grados de separación)- Un silencio a los gritos

38756571_432112720631151_4114707595896291328_n

Por Sandra Gasparini

El mate y el asado, dos elementos con los que se puede asociar rápidamente la gastronomía argentina, pueden volverse involuntarios cómplices de asesinos, entregadores o fanáticos. Lo mismo ocurre con los paisajes serranos que, como en la narrativa de Lamberti, de un momento a otro se convierten en siniestros laberintos que aceleran el pulso y pueden marcar para siempre o matar al paseante novato. Con La configuración del silencio, Novek –entrerriano radicado en Córdoba- se sumerge en la narrativa breve de terror luego de publicar en diversas antologías y de su novela de zombis -en colaboración- Letra muerta. Una novela en la Argentina postapocalíptica (2012).

Lo ominoso, el horror está construido desde una tenue mirada que se enfoca muchas veces en el mundo de niños: amistades masculinas, relaciones familiares, los efectos del bullying, la muerte súbita. Lo monstruoso femenino (“El antiguo lenguaje”) revela, en realidad, una perpetua incomunicación  filial. En un marco casi de ciencia ficción lo desmesurado se manifiesta durante una travesura de primos y lo horroroso es una secuencia sin final (“Lo que haría un héroe”). Lo sobrenatural puede camuflarse en apariencias humanas muy poco sospechosas (“La burbuja de la muerte” y “La versión potable”) y los elementos góticos pueden encontrarse, desde ya, en una casa de pueblo aparentemente deshabitada (“Sangre seca”). Novek juega con motivos terroríficos locales y globales –por ejemplo, una metamorfosis inesperada- y en ese juego logra, con oficio, una tensión capaz de retenernos hasta poder leer la última línea. El exceso, camuflado en situaciones aparentemente banales, gobierna su estética.

Cuenta la leyenda que el músico británico Ozzy Osbourne, con sus amigos Tommy, Geezer y Bill tomaron el nombre definitivo de su banda cuando vieron anunciada en un cine la película de terror Black Sabbath (1963), de Mario Bava, y que descubrieron en el género una fuente de la cual abrevar temáticas y dispositivos artísticos para sus composiciones. El epígrafe de “Ya no gritan” es, justamente, una cita del tema “Black Sabbath”, de la banda homónima. En el cuento se trabaja sobre el tópico del muchacho de clase media urbana que busca la comunión con la naturaleza (“el mambo New Age”) y que, en ese viaje, se topa con algo que no podrá explicar y que alcanzará e involucrará a otros, incluso al mismo lector, si se descuida. Lo irracional y lo onírico se desatan frenéticamente en el último cuento del volumen, “La noche de la noche”, donde Novek parece ir hasta el tuétano desde el juego de palabras del título, en un rompecabezas que se va desarmando sin remedio y que hay que recomponer, aunque de nada sirva.

La configuración del silencio es tal vez la filigrana que se va tejiendo con lo que no se dice, con lo que ahoga una racionalidad forzada: el mapa de una región oscura que, cuanto más queramos callarla, más alzará su voz desesperada.

La configuración del silencio (2018)

Autor: Cesary Novek

Editorial: Contamusa

Género: cuento

Un comentario

  1. Mercedes Giuffré Mercedes Giuffré

    Excelente reseña. No conocía la existencia de este libro. Me encantaría leerlo. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *