Skip to content

Reseña #999,999 (interludio)- Los pliegues de un sujeto


Por Rene Costa (Cirujano Lector o Lector Cirujano)


Baudelaire escribió para otra época. Un libro odiado y odioso le dará el mote de clásico, por lo que todos lo conocerán y nadie lo leerá. Será Decapitado.

Muy amado y muy odiado, viviente hasta la médula, glorificado e insultado, así se nos presenta Charles Baudelaire. Las flores del mal es su único libro, que con solo 23 años sacudió a la sociedad francesa, censurado, diezmado, pisoteado, enfermo, perduró en el tiempo, el Dante de Francia, ¿Angélico o Satánico? Siempre ambiguo, como Felipe Polleri.

Qué antiguo payé tan raro, qué extraña divinidad.  Qué fuerza liberadora tiene Polleri,  que se mezcla con la sangre, que le sube, y es capaz de desatarlo a uno para escribir. Polleri se siente en el cuerpo. Se siente en el alma. Cuando uno lee a Polleri, se interroga en qué estilo es que escribe, qué es lo que hace, para qué escribe? Tal vez porque uno está viciado en encasillar a todo, cual academicista, que no es.

El título del texto a uno ya lo interpela: ¿Gran ensayo? ¿Pero en este caso, nos encontramos con un Ensayo? No lo sé. Solo sé que es una obra maestra.

Por lo menos en mi causó una sensación de amor y odio de admiración y respeto, de emoción y furia.

El comienzo es crudo y confuso, la narración es el despliegue de un sujeto, o Baudelaire (y en este caso el lector completa el texto) que cuenta una serie de sucesos que se van a poder aclarar más adelante en la trama. Si hay trama. ¿En un sueño? ¿Está bajo efecto de algún narcótico? ¿O son los primeros síntomas de una neurosifilis?

Las mudanzas de Baudelaire son aspectos de la vida privada, faceta que desconocía del autor, pero como dice el mismo Polleri, en el texto, esas son cosas de Voyeur. Lo mejor del texto se da en el apartado, La Guillotina, allí, hay referencias muy claras, como el odio de los franceses a los belgas, el horror del colonialismo francobelga en áfrica, las drogas, las espiroquetas treponema palliun, también el bacilo de koch, su estancia en Bélgica dictando clases de arte en las cuales el público va de más a menos, a menos, a menos, hasta encontrarse conferenciando solo. Pero sin dudas la escena que mayor emoción me generó es la quema de Les Fleur du mal, el paso al anonimato, el paso a la decapitación, el paso a la inmortalidad viva, el paso a la leyenda.

¿Por qué pasó esto? Porque Baudelaire al igual que Polleri escribió para un siglo adelante, ambos se adelantaron a su tiempo ambos son Franceses y Uruguayos ambos son el reflejo de Lautremont de Supervielle de jules Laforgue, casualmente todos montevideanos.

¿Entonces la literatura Uruguaya se refleja en la francesa? No soy quien vaya a responder.

Para ir finalizando, hay una semejanza entre el pueblo de Santa Fe y el Uruguayo. Ambos por territorio y población son comparables. Por cultura en este caso también. Si hay algo que nos identifica a ambos es el sentido de pertenencia. Uruguayos y santafecinos. En mi ciudad natal, mi país, como dice Mateo Booz, hay 3 grandes monumentos, una es al General San Martin, otra al Brigadier Don Estanislao López y la Tercera es a Gervasio Artigas el Charrúa, mucho me costó entender el por qué. Hoy después de haber leído algunos textos del gran Polleri, pude comprenderlo. También puede entender a Luppino cuando en su ensayo, editado en La Risa, lo tilda de genio a Polleri, asi como también el concepto de Decapitado. Estamos ante el mejor escritor Uruguayo, estoy en condiciones de afirmar esto. Estamos ante el mejor libro de Polleri: esto último no lo puedo afirmar, ya que cada uno de los textos que este humilde lector devora, se supera. Si puedo afirmar que esta joya que edito Club Hem va a perdurar en el tiempo y va a convertirse en un clásico.


Agradecimientos: 

Al pabellón psiquiátrico, al LOC que me desato a escribir, a Luppino que con su magia interpela a quien sea. A mi padre, héroe de mi infancia, al fantasma de mi abuelo que siempre me acompaña. A mi madre por ser la única que siempre creyó en mí. Ana Paula compañera en esto que se llama vida. Catalina y Cibeles, emperadora rusa y diosa griega.


Gran ensayo sobre Baudelarie (2021)

Autor: Polleri

Editorial: Club Hem

Género: ¿Ensayo?

Complemento circunstancial sonoro:




Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *