Reseña #759- Allá en el cine como en el sueño


48382903_269146723977193_1652542057874456576_n

 

Por Pablo Méndez

Dos poemarios sirven de ejemplo para conocer la poética de Pablo Queralt. Nací en el cine, editado por Detodoslosmares en el 2017, es un largo poema evocativo sobre el séptimo arte. Recorre todas las instancias de la vida del poeta donde se fueron inmiscuyendo actores, directores películas, escenas. En las páginas fluyen recuerdos, sensaciones, el ojo poético pinchando la memoria emotiva. El detalle que no pasa por alto la fascinación por la imagen y el sonido, como si un fotograma fuese el retazo de una historia contada en paralelo: el tintineo de esa constelación móvil de la pantalla. En esa fusión que es el cine, la técnica y la sensibilidad, el emisor le da al mundo una porción de su interior, mientras el que recibe rearma su vida a partir de la exaltación de un instante incomparable que dura la eternidad disponible para cada uno. Bergaman, Bogart, Visconti, Lancaster, Brando, Scorsese, Delon; excusas que solapan la experiencia con el único motivo de crear una dimensión salvadora. Un fluir de la conciencia poético que es música e imagen para resumir una vida. Decantar en un soliloquio la espesura de lo vivido. Y así verso tras verso, quizás hasta sin que la voluntad lo promueva, un diccionario  invisible se va formando, donde la consulta no es otra cosa que la inspección del mapa sentimental del autor.

Un mundo se acaba allí recontruyéndolo y trascendiéndolo

amarrado al cielo de las películas

ese es mi punto dejar que las cosas sucedan

las mañanas y los atardeceres que amo tanto

Raros sentidos, editado por Modesto Rimba también en el 2017, el yo poético se concentra en el desfiladero de lo real y lo onírico, entre los pasos concretos y la levedad de lo abstracto. En esa geografía dialoga quien quiere desvanecerse para reagrupar sus células en una nueva confrontación con el azar. En esa distopía del despertar, los restos del ensueño dan forma a cada parte del libro, como si se tratara de niveles del ser, el puro goce ontológico. Y así lo dice Mauro Lococo en la contratapa: (…) el poeta es un viajero que atraviesa una cartografía imaginaria de trópicos gobernados por un núcleo esencial, la ontología de lo sutil. En esa circularidad, en ese orbe de creación se barren todos las fronteras posibles; lo que comienza difícilmente culmine. La superficie es un canal necesario para un abismo ineludible y caduco, como una fuente de la que no para de brotar agua. La urgencia: la poesía como necesidad del ser.

 adentro y afuera pasan a ser  lo mismo el universo liberado

siempre estuvo

en mi la distancia entre yo y yo es la distancia

la alegría que mi mente permite en su bioquímica ruin

Pablo Queralt es un poeta que desglosa su poética en la verticalidad de una hoja en blanco sin horizonte. Una catarata de palabras que desembocan en un bravío oleaje, porque ambos libros  parecen no concluir, solo son una primera aproximación de un poema sin la condición de finitud que nos demanda el objeto físico. Ambos libros nos dejan con la sensación de ser el principio de un lenguaje para que un reloj nos despierte en una nueva realidad aumentada.

Nací en el cine (2017)

Editorial: detodoslosmares

Raros sentidos (2017)

Editorial: Modesto Rimba

Autor: Pablo Queralt

Género: poesía

 

Complemento circunstancial musical:

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *