Skip to content

Reseña #159- En el borde

12318300_10207515740104602_2099178099_o

 

 

Por Agustina Bazterrica

 

En 2013 pude conocer la obra Habitación 118 de la artista AiliChen en arteBA. Era una instalación que reconstruía uno de los decorados de la película Hiroshima monamour. Uno ingresaba en la habitación del hotel donde los protagonistas tuvieron sus encuentros íntimos. La sensación que me produjo fue la de un gran desplazamiento interno. El espacio era real, pero emulaba una ficción y, sin embargo, ver los dos relojes de muñeca en la mesa de luz, uno sobre otro me emocionó por la intimidad del gesto. Ahí no había dormido nadie, pero la cama desecha y los zapatos en el piso lograron que entraraen un resquicio donde el marco de lo real se potenció. El aire estaba cargado de una presencia, de un clima palpable que me impactó más que la película. Lo ficcional promovía lo real.

El libro de cuentos Colgado de los pies de Gerardo Quirós también me generó un desplazamiento, pero, en este caso, el corrimiento se produjo porque el autor narra hechos cotidianos, situaciones que podrían ocurrir, pero son tan extremas que rozan el margen de lo delirante. Se inscriben en el límite de la violencia, el ridículo, el desconcierto, la resignación, la demencia. Es un límite del que uno no vuelve, y si lo hace, necesariamente se produce una trasmutación interna. Lo real promueve lo ficcional.

Con una prosa impecable Quirós nos ubica en el borde, con la punta de los zapatos tocando el vacío. Otras veces nos eyecta dentro de los pliegues dinámicos y absurdos de lo que implica habitar esto que llamamos realidad. Las fronteras de la percepción se desfiguran porque el autor trabaja con las palabras como vehículos emocionales que desencajan, movilizan. Esas palabras generan un eco que nos habla de un alarido que nunca termina (La pieza del fondo), de un intercambio que nos golpea con una brutalidad inesperada (Paul) o de un regalo que se convierte en un ancla que no deja de sofocarnos (Bulldog).

Lo real, cuando se implica en lo ficcional, genera un diálogo, abre compuertas. Luego de su paso porColgado de los piesal lector se le renuevan las perspectivas sobre lo real, facetas quepueden resultar atractivamente perturbadoras.Porque otro acierto de este libro es que debajo del tejido estructural de una obra sólida y potente se percibe la presencia de lo ominoso, de aquello que trastorna, que acecha para recordarnos que cualquiera, en cualquier momento puede caminar por el borde, dar un paso en falso y terminar colgado de los pies, con la cabeza apuntando al vacío.

 

Colgado de los pies (2015)

Autor: Gerardo Quirós

Editorial: Paradiso

Género: cuentos

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *