Skip to content

Reseña #182- Un día en el extranjero o de cómo lo invisible se hace visible

13020313_692900697515076_30964851_n

Por Victoria Mora

Un día en el extranjero es una novela breve escrita por el poeta y narrador Carlos Ríos. La sensación que acompaña la lectura es de cierta perplejidad, perplejidad que obliga a pensar en la multiplicidad de sentidos que disparan las alegorías y que, además, empuja a una lectura ansiosa.

El extranjero es un mundo regido por las leyes del inconsciente, donde tiempo y espacio no existen tal como los conocemos y la condensación y el desplazamiento toman la posta de la historia. Se podría tratar de un sueño, o quizás de una pesadilla, también de un mundo futuro apocalíptico, incluso, de una alegoría de un presente o un pasado reciente. No queda exenta la pregunta de si esto ocurre sólo en la cabeza del personaje principal, el fiscal Mendoza ¿es entonces un delirio?

El fiscal Mendoza transita un día en el extranjero donde le suceden cosas, sus ex mujeres lo llaman y le reclaman cosas, mientras él transita un espacio-tiempo poblado de burocracia, obligaciones, cuidacoches, cámaras de seguridad y gerentes e insectos que acechan.

Que no haya respuestas y que se instalen interrogantes es parte de la belleza de ciertas historias, de esas que nos interrogan, que nos invitan a pensar en aristas de nuestra realidad. ¿Dónde radica la extranjería?

Visto desde su interior, el extranjero figura una cárcel modelo [hecha de metamateriales]. Este recurso constructivo se conoce como intencionalidad. Los habitantes del extranjero la llaman La Celular o El Saladero; en la superposición de nombres conviven o se empastan istintos niveles de extranjería”

¿Somos extranjeros de un lenguaje que habitamos pero que viene de Otro? ¿Somos extranjeros en un mundo construido por los discursos que nos atraviesan? Hay un transitar la vida cotidiana que puede resquebrajarse y sumergirnos en lo ominoso. Y viceversa, a lo que nos enfrentamos como lo ajeno puede de repente mostrarse como muy cercano. Y eso inquieta, y mucho. Ya lo señala el epígrafe de Juan Cárdenas elegido por Ríos: Lo raro es que uno ya conoce la historia.

Las historias conocidas, a veces, no se dejan atrapar. Es un esfuerzo literario poder ver más allá de la literalidad, pero vale la pena, ya lo escribe Ríos: aquel que ve lo invisible es amo de lo visible.

Un día en el extranjero (2015)

Autor: Carlos Ríos

Editorial: Puente Aéreo

Género: novela

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *