Skip to content

Reseña #186- Bajo el signo de los tiempos

evita2

 

 

Por Matías Bragagnolo y Martín Sancia

Esta reseña podría comenzar de manera obvia, trillada, afirmando que Bajo el signo de Eva (Textos Intrusos, 2014) es un una obra literaria que, siendo argentina, afronta y supera con éxito un desafío fundacional: organizada a modo de collar de cuentos cuya cuerda es la mítica y controversial  figura de Eva Perón, elude con tal naturalidad la obviedad, el proselitismo, la polémica, el fanatismo, el oprobio o los lugares comunes (como si no hubieran sido riesgos siquiera contemplados en el universo del autor), y se desarrolla a través de una prosa tan bella y sutil, que incluso podría imaginárselo a Marcelo Rubio como un autor apolítico que supo captar desde el sentir peronista ajeno las sensibilidades y la idiosincrasia de ciertos sectores pasados y presentes de nuestra sociedad, emocionando, divirtiendo e impactando con argumentos y estructuras perfectas, con personajes a los que se les impide refugiarse en la frivolidad y, por momentos, con una complejidad cuyo objetivo parecer ser garantizar la fluidez de una sencillez encomiable.

Pero no vamos a subirnos una vez más al carro de las obviedades, no al menos de manera deliberada, así que empecemos de nuevo.

Bajo el signo de Eva (Textos Intrusos, 2014) es la quinta colección de cuentos publicada por Marcelo Rubio. 15 relatos que podrían calificarse como entrañables o melancólicos, que arrancan sonrisas de ternura, alguna carcajada, algún nudo en la garganta y, dependiendo de qué fibra íntima toquen, cierta cantidad de lágrimas. Con argumentos inmersos en lo cotidiano de una línea temporal a veces difusa pero que mayormente abarca el período de las primeras dos presidencias de Juan Domingo Perón y la posterior dictadura conocida como Revolución Libertadora, la colección contiene historias tan moleculares como “La medicina”, donde se establece la tensión entre una niña y su madre cuando la última se opone a que su hija sea vacunada en el colegio y en forma gratuita (tal es su rechazo hacia el derrotero de justicia social que está tomando el peronismo), o como “Lágrimas de Mármol”, donde asistimos a la búsqueda privada de una estatua de Evita que todos los 17 de octubre llora sangre.

Quizás uno de los puntos más altos (si es que ello es posible en una colección que, además, puede calificarse como “pareja”) es el cuento “Chevrolet 38”, cuyos personajes, en la ruta, en un auto “protegido” por una medallita de Eva colgada del espejo retrovisor, camino a la Capital Federal para apoyar al presidente en 1955, son interceptados por un operativo policial cuyo objetivo es evitar el siempre temido apoyo popular.

Con ánimo desmitificador podría afirmarse que las cualidades señaladas en el falso comienzo de esta reseña residen en el motivo, más de una vez misterioso, de que sea prácticamente imposible escuchar, por primera o enésima vez, el sobrenatural diálogo entre Evita y la multitud el 22 de agosto del ’51 sin verse afectado por una emoción que va más allá de toda orientación política. Sin temor a equivocarnos podríamos arriesgar que es ese sentir popular el mismo espíritu que, expresado por sus personajes más entrañables, impregna de manera etérea y ubicua cada una de las páginas de “Bajo el signo de Eva”.

Párrafo aparte merecen las palabras con que la escritora Pamela Terlizzi Prina prologó la edición. Su precisión y justicia son motivo suficiente para volver superfluos los intolerables intentos doctrinarios de esta reseña.

 

Bajo el signo de Eva (2014)

Autor: Marcelo Rubio

Editorial: Textos Intrusos

Género: cuentos

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *