Skip to content

Reseña #384- El juego de la vida

 

FullSizeRender (20)

“A veces el fútbol se parece tanto a la vida que da miedo”

Por Coni Valente

Eduardo Sacheri se volvió famoso, y no porque él lo quisiera. Sí, es un escritor famoso y ganador de un Oscar. Supongo que mucha gente lo conoció como el co-guionista de El secreto de sus ojos, película dirigida por Campanella basada en la primera novela de Eduardo publicada en 2005 La pregunta de sus ojos.

Y hace tanto tiempo que es escritor que se da el lujo de publicar una antología de él mismo. Eso es “Las llaves del reino”. Es un compendio de artículos deportivos escritos por Sacheri en la legendaria revista El Gráfico entre 2011 y 2013. Voy a confesar algo: yo creí que esa revista ya había desaparecido.

Sin embargo y pese a que el fútbol no es mi fuerte, Eduardo logra en sus textos transmitir ese costado cotidiano del deporte, como así también ese instinto visceral que nos arrastra detrás de una camiseta o de una pelota.   

Pasajes como “Lo más importante es que en casa está mi hijo, desesperado por ese partido. No me lo ha dicho o no me lo ha dicho del todo, pero el tipo está como loco con la posibilidad de que el Rojo gane una copa” (lo cotidiano) o “Se me ocurre que el amor que sentimos por nuestro equipo se parece al amor que sentimos por nuestros hijos” (visceral) hacen que uno, al leer, recuerde con facilidad, muchas de esas escenas en su propia vida y sienta una inmediata identificación.

Por otro lado, ronda relato tras relato, un poco de ese misticismo en el que nos envuelve tan solo un deporte: promesas, rezos, rituales, cábalas. Y por supuesto, expresiones típicamente futboleras como “les llenamos la canasta” “le rompió el arco” y cosas así, pero claro está que esto que les comento no es lo más trascendente de esta antología: que 22 tipos corran detrás de una pelota defendiendo unos colores no es solo un deporte, es una forma de vivir, es una herencia, un legado, parte de una cultura.

Siendo honesta conmigo misma diría que esperaba menos corrección, no de Sacheri, del fútbol. Del autor era evidente, ya que Eduardo siempre ha escrito de manera razonable, prudente, sin alejarse de los límites del civismo. Y, el fútbol, me da la impresión, que es un poco más irracional, ¿no?

También aborda temas como el fin de la carrera pasados los 30, las lesiones, la incertidumbre de estar o no en un equipo titular, la guita a granel o la pobreza de jugar por nada. Pero el eje, sin dudas, es la intervención tan estrecha que esa simple actividad deportiva tiene en nuestras vidas, en la de todos. Incluso, en aquellos que no tenemos ni idea de las fechas, las copas, los campeonatos o los malditos puntos por los que todos se pelean.

Es claro que para los amantes futboleros este libro será como un compendio de hitos y rememorarán con su lectura pequeños grandes días, jugadas históricas, momentos claves, jugadores únicos, partidos emblemáticos, pero al mismo tiempo traerán a su cuerpo sensaciones que ya han vivido, sentimientos que ya han sentido, emociones que ya han sufrido.

Cada una de las columnas o artículos se dedica a contar de manera novelada un sentir, atravesado por cada protagonista desde diversos ángulos y subrayado a través de aerosoles, trapos, cánticos, estadios, canchitas, carnets de socio, venta y reventa, picaditos callejeros, amigos que se bajan a último momento, camisetas rotas, desteñidas o simplemente por cervezas frente a la tele, pidiendo a lo Pasman que el pelotudo del arquero cuide bien la valla, que el exhibicionista de Lavezzi haga un buen pase o que “el pecho frio” de Messi juegue igual que en Barcelona.

Pero, ¿qué es jugar al fútbol? Intentar llegar con la pelota al área contraria, evadiendo jugadores o jugadas mientras respetas las reglas y finalmente conseguís mandar la pelota detrás de la línea de un arco. En ese camino te cruzas con jugadores, de los tuyos y de los otros- esos que intentan evitar que continúes avanzando- con engaños llamados caños, tiros libres ensayados o centros certeros y también con posibles golpes y caídas. Ahora, vuelvo a hacer una pregunta: ¿Qué es la vida? Creo que es la misma cosa.

Así Sacheri con un texto simple pero certero interrelaciona, jugando en capas, al fútbol con acontecimientos de la vida: el nacimiento de un hijo, la muerte de una abuela, el casamiento de un hermano, el accidente de un amigo, lo que sea. Y eso hace que la irracional pasión que los argentinos sentimos por los once tipos que corren detrás de una pelota se traslade a algo más real: cada uno de nuestros días.

 

Las llaves del reino (2015)

Autor: Eduardo Sacheri

Editorial: Alfaguara

Género: Non Fiction

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *