Reseña #780- Life finds a way


magdalufi
Por Ariel Wasserman
La primera novela de Verónica Sánchez Viamonte es un texto narrativo fragmentario que juega el juego de las autobiografías rompiendo alguna de sus reglas. La lógica de esta breve novela es no mencionar el elefante en la habitación. Sin solapa y contratapa, quien lee puede tardar un rato (o no enterarse nunca si es despitade), de que la banalidad en las anécdotas cotidianas de la vida de la protagonista es una marca (herida o cicatriz) de una ausencia. Las escenas de infancia entre tíos y abuelos cifran a los padres desaparecidos.
Pero hay, también, escenas de adultez, y -tal vez la más persistente de las características de las historias de hijos de desaparecidos- escenas de maternidad. Lo más “literario” es un juego formal: la narradora (con inteligencia señalan en la contratapa que habría que decir las narradoras) se compone siempre con la edad que tiene en el momento en que sucede lo narrado. De allí que, con un solo personaje, se forme un matiz coral.
El segundo juego es un desorden aparente y un caos nominal (también aparente). El sentido del orden (en fin, el orden) se escabulle por el hueco (literal) del libro. Puede ser una condensación en espejo de una pregunta que siempre queda sin responder. Me gustaría recordar entonces que tal característica no es patrimonio exclusivo de los que han sufrido la tragedia, sino -por lo menos para algunos teóricos- la característica principal de la literatura. Y de la vida, para otros. De manera que la serie de metáforas puede llegar tan lejos como se desee.
Una cosita más, que empiezo a ver en estas ficciones de hijos (hay que insistir en el protagonismo de los hijos, desde Carri en adelante, ya no son historias de desaparecidos): la banalidad como trofeo. Una vida “normal” (es decir infernal, pero como la de cualquiera), un transcurrir razonable de alegrías y desgracias, un devenir estudiante, profesional, amiga, madre… ¿no es acaso percibido y exhibido como -limitado- un triunfo sobre el terror, que cortó violentamente los hilos generacionales? La foto elegida para la solapa muestra un tobillo atado a una tabla de surf. Se me antoja también gesto de victoria: vine, vi, viví. Caprichosamente, y con perdón, recuerdo a Jeff Goldblum diciendo “Life finds a way”. Las criaturas del demente autócrata de la isla de los dinosaurios se revelaban y triunfaban sencillamente viviendo y sobreviviendo.
Magdalufis (2018)
Autora: Verónica Sánchez Viamonte
Editorial: Estructura Mental a las Estrellas (EME)
Género: novela

Complemento circunstancial musical:

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *