Reseña #463- Un hachero negado 1


18337145_10155301505299268_1800167157_n

Por Marcelo Rubio y Pablo Méndez

Friedok Scjumegen nació en 1880, en Snuptown, una pequeña aldea sueca; falleció en el mismo lugar en 1958 víctima de una embolia. Su obra se concentra en un solo libro, maravilloso, difícil de conseguir en nuestros tiempos. Se conoce una sola traducción al español, es un manuscrito guardado con cierta falta de celosía en la Biblioteca Municipal de Morón. Algunos hablan de esa única obra, El último de los valientes, como un trabajo donde la poesía y la prosa se mezclan en lo que algunos catalogan una belleza única y otros castiga como un esperpento. Una historia que ondea la locura de un leñador aislado en una montaña. Los pasajes se superponen como hachazos en la madera. Trescientas veinticinco páginas donde los únicos protagonistas son un hombre, la inclemencia del tiempo y los animales. Muchos aciertan en decir que esta rareza de la literatura es un rapto de locura. Condenado socialmente por sus perversiones sexuales, de las que se destacan un cariño especial por los animales de granja. El mito se acrecentó gracias a las versiones que indicaban su ecléctica metodología de trabajo: escribía completamente desnudo y terminaba muchos pasajes del libro en su cuerpo ya que no tenía dinero para comprar papel. Las marcar de tinta de su cuerpo quedaban por días hasta que decidía asear su cuerpo. Lo cierto es que Tomas Tranströrmer (Nobel de literatura 2011) ha dicho en más de una oportunidad  que “Si Friedok Scjumegen no hubiese llegado a la literatura, la literatura no sería lo que es”. A su entender la obra El último de los valientes debería ser de lectura obligatoria en todas las academias, tanto de intelectuales, como de policías, desde Nueva York hasta Avellaneda. Ojalá alguien se anime y publique en español a este talentoso escritor y por favor, que ese manuscrito guardado en la biblioteca de Morón sea mejor cuidado. Una pena que una joya encontrada de esta magnitud todavía acarrea la indiferencia académica. Por suerte para Friedok su talento supera todo  y en estos días la editorial  Lapachu está contemplando  la idea de reeditarlo con previo permiso de sus herederos en sucia y, en esta oportunidad, sin errores de ortografía.

El último de los valientes (1932)

Autor:  Friedok Scjumegen

Editorial: Lapachu

Género: prosa poética

18197378_10154286495140764_799793312_n


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Reseña #463- Un hachero negado