Reseña #215- Criaturas del cemento


 

13342368_10209022029166462_1779392008_n

Por Héctor Prahim

Es de noche, una noche cerrada, los hombres están reunidos alrededor de un rodillo de madera para enrollar cable coaxil que les sirve de mesa, celebran su banquete urbano, su asadito frío, asado y agua, y charla, mucha charla, casi que superponen sus palabras sin escucharse. Hablan de la vida, del amor, de cosas banales, y todo se confunde en el pantano, hasta sus vidas, bien delineadas, bien distintas, se mixturan, en algún punto, en una única voz potente, voz que clama en el desierto urbano, en medio de un parque de la ciudad, cerca de un lago lleno de patos sucios.

“Personajes de una imposibilidad total, que tiene existencia real al no tenerla”, afirma el narrador de Los hombres de los pantanos, y en sus páginas vemos hombres solitarios, perdidos sin remedio, como la mayoría, en la búsqueda perpetua de la felicidad. Homeless, lobos esteparios que trabajan como trapitos y se defienden, llegado el caso, con cuchillo mantequero. Hombres que viven en el Borda, con todo lo que eso conlleva, que afirman ser brujos y tener poderes para convocar a la lluvia. Bebedores compulsivos, adictos a la cocaína y amantes de los anteojos Ray Ban, cobardes reivindicados, reinventados, marcados por la cárcel de Devoto, Arquímedes Puccio, Giovanni Papini y Santucho. Rocamboles modernos, ex groupies de Charly García en su peor momento, que llevan a todos lados su civilización y su barbarie. Escritores negros, psiquiatras poliglotas, paranoicos bipolares grado 2, que aman a Freud y llevan maletines de plástico con botellas de cerveza y hachas pequeñas.

Al principio, el narrador nos informa de su clara necesidad de describir someramente a sus personajes, antes de explicar voces también someras, y lo hace con un muestrario de vidas que van en quinta a fondo, unidos y resueltos en su supremo sentido de pertenecía a no pertenecer jamás al sistema, en contrapartida con esas personas de bien, armónicas y justas.

Luego, no importara que todo transcurra en un parque porteño, cerca de un lago lleno de patos sucios, con Los hombres de los pantanos, Federico Sironi nos recuerda, una vez más, que todas las voces del globo se confunden y se funden en los pantanos de concreto y todo vuelve a ser, una vez más.

Los hombres de los pantanos (2011)

Autor: Federico Sironi

Editorial: Expreso Nova Ediciones

Género: novela

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *