Skip to content

Reseña #104- Tiempo de superhéroes

12077322_10153683173319044_902529203_n

 

Por Daniel Gigena

En “Planeando”, uno de los pocos poemas en verso del nuevo libro de Facundo R. Soto (Buenos Aires, 1972), una línea define, quizás, la estrategia literaria del prolífico autor: “palabras como planos”. Esos planos de escritura, tanto en sus ficciones como en los poemas e incluso en su trabajo periodístico, configuran un repertorio de temáticas que, lejos de abandonarse, cobran densidad: el amor entre varones, la amistad y los juegos, las fantasías literarias, sexuales, sentimentales. A la manera de un diseñador verbal, Soto estipula “qué poner, qué sacar”, elige “ideas para desarrollar” y, como cierra en primera persona el poema mencionado, “planeo planeo/ planeo planeo”. Entre el vuelo, la distribución de emociones y el control (“como un pájaro a control remoto”), Soto escribe una épica a la medida de un tiempo sin superhéroes. Para eso utiliza un lenguaje proteico, en que el que confluyen el registro íntimo, la crónica de viaje, las imágenes pop, el acento pornográfico y la cursilería.

¿Por qué necesitamos a Superman? retoma algunas de esas cuestiones desde un ángulo menos festivo que en ocasiones anteriores y representa una transición en la escritura del narrador y poeta. Además del leitmotiv del viaje en varias de sus formas, una de ellas, la del viaje en el tiempo, afecta varios de los textos. “¿Te imaginás volver atrás todo lo que no te gusta?”, pregunta la voz de un amante, o un ex amante, en “4 coordenadas”, un texto escrito en prosa que describe un encuentro en el tejado de una casa. En “Campo brillante”, donde se yuxtaponen las impresiones de un viaje en auto con los recuerdos, la voz sentencia: “Lo que se fue ya no viene. Lo bueno siempre vuelve”. En “Entrar a tu mente”, texto de cuatro párrafos que comienzan con la palabra “rescatar”, se lee: “Rescatar lo lindo de esos días, cuando hicimos un gol y nos abrazamos, desnudos, en las duchas”. El amor como telepatía, la memoria como premio consuelo ante las oportunidades fallidas y la escritura de la experiencia se potencian mutuamente: “tomé petróleo y olí a algas”, “flashes de experiencia”, “vos y yo un explorador”, “Picado. Picado. Picado por la información del otro mundo que trafico”. Y en “Noche”, el texto final, surge la imagen más gráfica de este pasaje en la escritura del autor de Juego de chicos: “Grabo todo con el celular, que se está quedando sin batería, pensando en una vida nueva”.

Si bien no están ausentes por completo, en los nuevos textos las figuras juveniles que antes protagonizaban las ficciones y los poemas de Soto han crecido, sufrieron pérdidas, se separaron; algunas incluso se transformaron, si no en héroes voladores, en padres. “La caída de Superman” –donde un padre le ofrece una herencia casi vacía a su hijo– comunica un secreto ambivalente: Superman ha muerto, todos somos Superman.

¿Por qué necesitamos a Superman? (2015)

Autor: Facundo R. Soto

Editorial: La Carretilla Roja

(Imagen de tapa: Washington Cucurto)

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *