Skip to content

Reseña #184- Los misterios triangulares

13023285_10205050623059967_582408342_n

Por Francisco Cascallares

Historia imaginaria del Delta (Paraná): Ocurre el paso paciente de millones de años de flujo, arrastre y   sedimentos agregados que le van dando su forma y su consistencia, con la lentitud propia de los procesos naturales, con su sentido inhumano de la espera, de lo infinito, de lo interminable. A pesar de lo efímeras que resultan ser las vidas y los procesos humanos, es fácil contemplar desde la imaginación la topografía del Delta: mapas que año a año van tendiendo a ser algo diferente, algo más cuyo fin nunca vamos a llegar a ver: la historia del Delta es la de una geografía que existe en una tensión que nunca va a resolverse con punto final, pero cuyo desarrollo nos hipnotiza porque genera, dentro de esa tensión, una profunda cualidad de misterio.

Igual que Delta, de Fedra Spinelli. Esa, creo, es la maravilla esencial de este libro. Viajar, fluir, transcurrir, esperar, escaparse, es habitar estados intermedios, estar en el epicentro de las tensiones en el momento en que esas tensiones aún pujan pero todavía no se resuelven. El lugar del misterio. Delta es una confluencia generosa, hipnótica, poética, de estas misteriosas tensiones –verbales, de género, de trama, etc–, lúcidamente irresueltas, en pleno estado de puja. Cada capa, cada elemento, de Delta, está atravesado por este proceso. Ese es el estado de las cosas aquí. La sabia tensión que Fedra Spinelli construye y mantiene, pulsante, hace ondular el texto como la superficie del río, que nunca está quieta. Fedra fabrica y sostiene una marea que influye en todo lo demás –género, forma, lenguaje, circunstancias, identidad, percepciones, realidades, etc. Delta dice: “Cambian los tiempos y cambian los tiempos verbales, alteran la gramática de lo que tendría que ser, la forma correcta de escribir una oración”. La isla otorga, la isla se lleva cosas de uno, la isla exige, como en Lost pero en otra frecuencia. Ella, la mujer que escapa al Delta, es la isla, o se funde en ella.

Hay un padre que intenta salvarla, un libro que podría salvarla, pero sobre todo es ella, la isla, y el misterio de un pasado que la atormenta y que queda siempre por debajo de la línea de flotación de lo explícito. “En esta historia también hay fragmentos que se hunden y otros que flotan”, escribe la narradora de Delta, y los fragmentos que componen el libro funcionan así: vemos sólo lo que flota, pero el resto está ahí, en el misterio.

Estamos frente a un libro que se hace completamente cargo del espacio en el que existe y lo apropia como modo de narrar y poetizar. En Delta, una mujer en plena crisis se refugia atormentada en una isla para alejarse de un deseo inmenso que de un modo u otro casi termina con ella. “Desear es frustrante. Ocurre así: una idea terca entra en la cabeza, en el cuerpo, no concilia, no cede, no espera”. Lo que busca, escondida en un triángulo con una forma general de pubis (como el Delta de Venus de Anaïs Nin), es la muerte del deseo mismo. Y en ese espacio, mujer e isla se funden, se vuelven correlatos en un proceso de contemplación interna y externa, y sobre todo de paciencia, espera y fortaleza, permaneciendo a veces a flote y a veces a la deriva. “Morir en el contacto para entrar en otra forma de vida. Algo debía desaparecer si quería la unión, algo del sí mismo, genuino, debía renunciarse, si quería ser parte de ese todo”. Pero también, “la isla abre un pliego y muestra la supervivencia”. Y: “Todas estas cosas son ciertas”. Las frases se acumulan como sedimentos; así funciona este libro. Por eso no sirve preguntarse en modo binario si Delta es poesía o prosa, si hay exterior o interior, si blanco o negro. Delta es justamente la tensión sin resolver que se genera entre polos cuando esos polos no se resolvieron aún. Lo que queda abierto y como suspendido entre paréntesis es el misterio, entonces; y el misterio es hipnótico, y también profundamente poético.

Delta (2013)

Autora: Fedra Spinelli

Editorial: Ediciones la mariposa y la iguana

Género: poesía

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *