Skip to content

Reseña #89- Reglas en busca de la esencia

11121532_502824176558317_1186217647_n

 

 

Por Julio Dario Vera

Las normas del vertedero, de Riot Über Alles, arranca con un prefacio explicativo en el que se despliegan algunas de las cuestiones recurrentes del libro. Se puede identificar la importancia de la política en la constitución del hombre moderno, la dinámica íntima en la que se de desenvuelve la ira en la historia de la humanidad, y aparece una cuota de irónico humor grotesco que dice presente en sutiles dosis a cuentagotas desde el inicio hasta la última página, pasando por las tres secciones de la obra: Postulados, Cosmos y Excepciones.

En Postulados, se percibe al hombre como receptáculo de violencia, de una furiosa indignación cerca de la solemnidad, pero a la vez vulnerable en diferentes instancias a la bizarra comedia, que cualquier sensibilidad catalogaría de soez, quizá víctima de un ente superior con un cuestionable sentido del humor.

Como resultado de esa virulencia a la que siempre es sometido, emergen los despropósitos y tragedias de los enfrentamientos bélicos; la guerra se presenta como destituidora de improntas, originaria de ausencias y ruinas al ritmo de un escozor punitivo.

Es la política, entonces, el recurso cultural al que se apela para tratar de disminuir los percances infaustos provocados por la diseminación de la violencia. Aunque no se la reconozca efectiva del todo como dice en el Art. X:”Lamentablemente/todo es/darle un sentido/a la supervivencia”

Pero el hombre en su construcción político-cultural ha perdido en determinado momento aquello esencial que lo vinculaba con la tierra, con la naturaleza, con la vida. Todo deriva en un aparatezco simulacro, un artificial desamparo con tal de encontrar cierta comodidad, por lo que en definitiva se concluye en una indigna manera residual de vivir:”El don extraviado de la Tierra/esa voz tan dolorosa de escuchar/y sin origen aparante/el sombrío entrecejo/del horizonte/más aún más -si cabe-/las hormigas/insisto: deberíamos irnos”.

Por eso, con ácida indignación, se bromea crudamente sobre la asfixia que provocan los condicionamientos civiles art. VI:”Ser soberano para sí: /retener/las heces/indefinidamente/a modo/de/suicidio político”, y se recomienda una vuelta a lo primigenio, a lo elemental, con el objetivo de recuperar lo más genuino del ser humano como parte del todo.

En Cosmos, se presenta una coherencia universal, una sabiduría cuya dinámica tal vez sea proveniente de un Dios perfecto. Hay en el universo, un innegable motor que moviliza la realidad, a esa elevada armonía, y el hombre desligado de todo por culpa del razonamiento (gracias al cual puede crear cultura) termina por reducirse a preguntas fundamentales que le ayuden a resolver esa cuestión.

Además -con una tendencia despectiva- se describe el orden social como estructura proteccionista a la que se recurre sacrificando un margen de libertad, espacios y tiempos de libre albedrío, momentos en los cuáles quizá pueda fluir la parte más esencial del hombre, sin perder su dignidad. El exceso de racionalismo que implica vivir en una sociedad moderna y política, puede ser cómodo pero resta en lo que se refiere a profundos asuntos humanos.

Excepciones puede que sea la sección más individual y personal de la obra. Se mencionan vivencias particulares de las que se desprenden el rencor, la impotencia y el pesimismo más oscuros.

La represión es otro de los síntomas del condicionamiento social que enfrasca la conducta en un recipiente moral aceptable y presiona a reaccionar a la individualidad como un resorte al que mientras más se lo presione con mayor fuerza expulsa su repudio.

Engloba esta última serie de poemas ante la crueldad omnipotente una rígida impotencia. Todo es destruible, aplastable, es una de las leyes universales de la vida. Ese malestar general, esa aguda bronca fermentada con el paso de los años acaso podría detonar un atentado o suicidio.

Leer Las normas del vertedero implica un recorrido árido, sinuoso y sin atajos por los caminos de la conciencia social y principalmente política, con el propósito de indagar cómo afecta al hombre para lograr un conocimiento más acabado de la humanidad y su historia. En definitiva, resulta un examen fundamental que ayuda desde recursos poéticos a conocer al hombre general y a uno mismo en particular.

Las normas del vertedero (2014)

Autor: Riot Über Alles

Editorial: Esto no es Berlín

Género: poesía

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *