Skip to content

Reseña #192- Pigmentos para combatir una tarde gris

 

13010148_1027837937304541_855748749_o

 

 

Por María Pía Cibrián

Truenos, relámpagos. La lluvia no para de pinchar hace tanto tiempo que ya perdió la gracia tentarse con una tarde de domingo enroscada como gusanito en la cama. Por fortuna, tengo a mano Los colores de Van Gogh, de Carolina Urbano, que me rescatan de la monotonía sonora que produce esta seguidilla de onomatopeyas húmedas.

Me cuesta leer libros de poesía en orden, así que el primer chapuzón lo hago con Espejismo: “la vista engaña, amigo/solo vemos en tono gris/gris día, gris noche/gris penumbra, gris atardecer”. Uh, ya está, ya somos cómplices. Lo pienso mejor, y comienzo desde el principio.

La gentil poesía con la que Carolina nos deleita en este libro es como abrir una caja nueva repleta de crayones: hay tantos colores que no sabemos con cuál dibujar primero. Pinceladas de ocasos anaranjados, melancolías azules, campanadas amarillas, el blanco de la nieve, del vapor. Mientras tanto, recorremos el escenario que nos va construyendo tan armoniosamente y saltamos de Van Gogh a Artaud, de Aurelio Arturo a Pina Bausch, dejándonos inmersos en un diorama tan rico y detallado que una lectura no basta. Vamos a Colombia (tierra natal de la autora) y volvemos empapados de su realidad social; paseamos por paisajes desérticos, por tierras fértiles, nos dejamos envolver por partículas de humo, olemos mar, óxido, degustamos vino… Hasta que ese vaivén se interrumpe con lo indecible, como para no olvidarnos de esa inquietud primitiva o del límite, tal es el título de este poema: “Insistes en conocer la palabra esencial. / Pero ser no es más / que la soledad en su rutina”. Y así, como si no te hubiera tirado ese baldazo, ella sigue con sus colores y paisajes, decorando ese diorama del que todavía no nos fuimos.

Si ustedes son como yo y gustan de leer poemas a lo “picadita”, también recomiendo Palabras mínimas, Antonin Artaud, Poema del desasosiego, Viernes, País de muertos, Euforia. Sé que con esos van a querer conocer el plato entero. Es más, si hubiera hecho como hace mi mamá, que comienza libros y revistas a partir la última página, tendría que haber empezado con Nieve, y no dudo que me habría pasado lo mismo.

 

Los colores de Van Gogh (2014)

Autora: Carolina Urbano

Editorial: UCEVA. Colección Cantaranas

Género: poesía

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *