Reseña #411- Relatos etílicos


FullSizeRender (5) (1)

 

 

 

Por Coni Valente

El Sr Méndez, director de esta revista, justificó la entrega de este libro de cuentos a mi persona diciendo “como era de cuentos que tenían eje en las bebidas alcohólicas me pareció que iba a andar bien con usted”. ¿Me trato de beoda? Los destilados o fermentados habitualmente son asociados con quitar las penas o con el sexo desenfrenado o con los papelones irrefrenables. Veamos entonces.

He aquí un breve compilado de relatos etílicos escritos por siete autores que toman (nunca mejor utilizado) como eje en cada cuento-capítulo una espirituosa poción. Siete cuentistas, siete tragos: Ron, Daiquiri, Old Fashioned, Sex on the beach, Clerico, Vodka y Gin tonic.

Ron me da historia cubana. Ya sé, es una obviedad, pero a Gabriel Caracciolo le dio un cuento de un borracho al que no se le para y está bien, además pinta de cuerpo entero lo que se dice de los hombres: el 90 por ciento del tiempo piensan en coger y mucho más con ron en sangre y aun con los zapatos vomitados.

Daiquiri, podría ser Cuba también. Sin embargo, Daniela Azulay no me va a dar el gusto y entonces su relato refleja una breve situación de tres mujeres en un bar del que son habitués, pero solo Marisa es la de los daiquiris y el barman, su enamorado secreto, es quien la “ve” más allá de la frivolidad de esas charlas de chicas en la barra de un bar.

Old Fashioned. Es un trago de viejos, eso afirmo yo, pero Evangelina Caro Betelú me tira por tierra el prejuicio y nos cuenta a todos como Abel, el pianista de ese bar, ahoga sus penas en el trago con 4 partes de whisky como ingrediente esencial. Pero más que eso, nos habla de la chica de limpieza sin nombre que tiene el Old Fashioned como brebaje predilecto y como ella encuentra entre ambos la conexión perfecta: el whisky y la tristeza.

Sex on the beach me da adolescente sediento de sexo. Sin embargo, Carina Migliaccio nos transporta a un pueblito cercano a Mar del Plata en el que la ilusión es más grande que la realidad y entonces nos presenta al Nene Duran, candidato a barman ejemplar, y al Manco, maestro en cocteleria retirado. En pocas páginas la autora nos lleva a la ternura encarnada en el jovencito aprendiz con la esperanza de ganar un concurso y cómo ante el desconocimiento aprende la receta del lujurioso trago mirando hasta el cansancio a Tom Cruise en “Cocktail”.

Clericó es brindis pobre de fin de año ¿o no? Según Fernando Chulak, es más bien la bebida elegida por el “novio grasa” de la madre de un nene con edad indefinida que colecciona bolitas. Pero que, como todo niño, se aburre con facilidad y como consecuencia de ello se vuelve un “observador” insistente de escenas indebidas o de detalles inútiles.   

Vodka, Rusia directo.  Pero no, acá  la protagonista es una señorita sudamericana que pide vodka sin cesar y en varios idiomas en un bar de Copenhague plagado de personas de diferentes nacionalidades reunidas por algo así como un viaje de trabajo. Catalina Tovorovsky retrata los efectos de la espirituosa transparente con un encendido momento sexual. Ahí tienen, eso hace el alcohol.

 Gin tonic es trago de bon vivant. Definitivamente. Pero fíjate que para Ana López es el cocktail ideal para las citas amorosas: “mi papa me dijo que pidiera siempre gin tonic (…) que era una manera simple de no emborracharme”. Salir con chicos y beber alcohol es casi inevitable pero cómo mantenerse sobria para discernir con sagacidad si el galán de turno es un “sí” o un “no” no es tarea tan sencilla y menos después de siete tragos.   

Historias mínimas: siete cuentos que reunidos en Siete tragos nos permiten viajar desde un bar perdido a la vera de la Ruta 3 hasta uno en la exótica noche nórdica. Sírvanse un Fernet, destapen una cerveza o prepárense un Campari y a leer mis borrachos amigos.

 

Siete tragos  (2015)

Autores: Gabriel Caracciolo, Daniela Azulay, Evangelina Caro Betelú, Carina Migliaccio, Fernando Chulak, Catalina Tovorovsky, Ana López

Editorial: Textos Intrusos

Género: cuentos

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *