Skip to content

Reseña #825- El allá

received_432118777572156

 

Por Cristian Maier

Digámoslo al principio: Gabriel Vommaro tiene una prosa elegante, cuidada, de largo aliento, con largos párrafos tienden a la eufonía. En las veinte palabras anteriores está implícito el riesgo: el sopor. Porque a priori una parrafada, por ejemplo, de tres páginas le exige algo al lector, algo que trasciende la atención, algo cuasi físico, una cierta incomodidad. Sin embargo, el equilibrio y la inteligencia para estructurar esos bloques minimiza el peligro y contribuye al clima del libro: el de una tristeza tenue ante una Paris arisca con el inmigrante.

Anclao en París (Astier Libros, 2013), se compone de dos nouvelles: “El rey de los meseros de la rue sufflot” y “La hermandad de los Trepos”, que comparten el protagonista y referencias cruzadas. También comparten un tópico profundo, que es el de la dificultad de la asimilación.

Si la primera se centra en el “malvivir” de las pequeñas desventuras del protagonista sin nombre en un trabajo precario, donde surgen una serie de personajes diversos y otra serie de abusos casi imperceptibles; la segunda centra el objeto en el “malquerer”, la insistencia no correspondida al querer pertenecer a la empresa, secta, hermandad de los Trepos —los términos son intercambiables, no sin ironía por parte del autor—.

Esta hermandad de “animadores culturales”, es, al cabo, un circo variopinto y absurdo de naciones, con un objeto trivial y aún más absurdo: la entretención geriátrica. Con esto, el autor pinta todo un cuadro. Un cuadro decrépito y maravilloso que es toda una crítica a la cultura.

Por contraste, los dos relatos funcionan como esferas porosas, donde se intercambian los roles. Si en el primero un personaje simboliza el deseo de pertenecer a la sociedad parisina, en el segundo es el protagonista el que toma ese lugar. Si el primero se enmarca en el mero acto de supervivencia y en la distancia inefable entre el allá y el acá, el segundo se ubica en el plano del estudio y en los vericuetos de la Fondation Argentine, en una mímica grotesca y desenfadada de la “argentinidad”, donde hasta aparece un Cortazar de bajo presupuesto. En ambos casos, latente, siempre, está el miedo al fracaso y al retorno. La Buenos Aires detrás del mar se convierte en la amenaza, quizás más aún que el fracaso, quizás más aún que la gélida mirada de una París sin luz.

Anclao en París (2013)

Autor: Gabriel Vommaro

Editorial: Astier Libros

Género: novela

 

Complemento circunstancial musical:

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *